Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Dos Joaquines, dos aficionados, dos amigos (Antonio Purroy)

Antonio Purroy Unanua

Publicado en Diario de Navarra el 7 de julio de 2002

En el espacio de 15 días, esta primavera, se fueron para siempre Joaquín Vidal y Joaquín Pascal, dos grandes aficionados y dos mejores amigos. No sé si estas líneas de recuerdo sentido y de homenaje póstumo van a ser capaces de reflejar el gran vacío que ambos nos dejan con su marcha.
Precisamente, fue Joaquín Pascal quien el 10 de Abril me llamó para decirme que acababa de morir Joaquín Vidal, crítico taurino de El País. Aunque era una muerte anunciada me invadió una pena muy grande, y como ese día me encontraba en Madrid, traté de enjugarla con el último adiós a Joaquín en el Tanatorio de la M-30. No pudo ser. Estoy seguro que una de sus últimas voluntades fue pedirle a su familia que no permitiesen la entrada a nadie a su capilla ardiente por miedo a que se colara esa panda de taurinos a los que siempre culpó de la decadencia actual de la Fiesta. Taurinos influyentes que seguro que están encantados de que Dios le tenga en su gloria. Eso sí, para siempre, muy alto y muy lejos.

La libertad de un cronista

La justicia y la implacabilidad con que trataba a toros y toreros le hizo libre, pero también le obligó a atravesar el desierto de la tauromaquia casi en solitario. No era persona de corrillos y corifeos, su independencia y su timidez le hacían pasar desapercibido, como de puntillas, observando todo lo que pasaba a su alrededor. Las conclusiones que extraía eran a menudo demoledoras, más vale que las aderezaba con un tremendo sentido del humor, patrimonio propio de personas inteligentes.
Mi pena ha sido mayor porque tenía la esperanza de que se salvara. La semana anterior a su muerte hablé por última vez con él por teléfono y aún se están oyendo las risas que nos “echamos”. Con estas ganas de reírte te veo reapareciendo en S. Isidro, Joaquín, le dije. No sé, no sé me dijo, esta enfermedad que me quiere matar tiene muy mala leche, es como uno de esos toros marrajos que se gana los tres avisos como El Tato cuando le amputaron la pierna: sin cloroformo y fumándose un puro. Con sentido del humor hasta el final y con un cierto sentido trágico de la vida.
Joaquín Vidal era un aficionado de verdad, que decía siempre la verdad, que defendía hasta la extenuación la pureza de la Fiesta, que tenía una pluma equiparable a la de los mejores revisteros taurinos de todos los tiempos y que hacía una literatura costumbrista exquisita. Prueba de ello es que varios cientos de miles de lectores, aficionados o no, le leían diariamente con fruición en las crónicas de las principales ferias españolas. Hay quien las tiene todas guardadas. Una verdadera joya para el recuerdo. Siempre amó y defendió a la Feria del Toro, a la Meca y a los mozos de sol, como lo demuestra el tratamiento de lujo dado por El Pais a los Sanfermines, encierro incluido, solo equiparable al de la Feria de S. Isidro. Muchos aficionados se han quedado sin el referente básico de su afición y algunos, entre los que tengo la suerte de encontrarme, sin un gran amigo.
Quizá por ello estos Sanfermines están siendo un poco tristes, porque nos faltas. Y no sólo en el Jurado de la Feria, al que le dabas empaque y altura, sino porque no podemos disfrutar de tu sapiencia taurina, de tu bagaje cultural, de tus buenas maneras, de tu afecto, en suma, de tu amistad.

La integridad de un político

Joaquín Pascal (foto. Baltasar García)

Joaquín Pascal (foto. Baltasar García)

Joaquín Pascal ha sido otra persona íntegra, no sólo en sus convicciones sino también en sus aficiones. Como es sabido, una de las más profundas era su afición a los toros. Aficionado de verdad, del toro bravo e íntegro y del toreo de arte. Por eso le gustaban los “victorinos” y por eso era un admirador entusiasta de Luis Francisco Esplá. Conversador infatigable con una memoria prodigiosa, te relataba toros y faenas con gran apasionamiento. En realidad, era apasionado para todo. Pasión por la política y estoy seguro que su conocimiento de los toros le ayudó a ser uno de los primeros espadas de la política navarra. Porque en España difícilmente se puede ser un buen político sin ser un buen aficionado a los toros.
Lo que sentirás Joaquín es no poder acudir este año a San Isidro. Cuando la víspera de tu muerte, un martes radiante, nos vimos por última vez en la Universidad, aún nos quedó un resquicio en nuestra rápida conversación para bromear sobre esa bonita corbata de toreros que a menudo te ponías, corbata que presagiaba el comienzo de tu temporada madrileña.
El domingo 12 de mayo volví de nuevo a la plaza de las Ventas y estuve toda la corrida recordándoos con nostalgia, a dos grandes aficionados, a dos buenos amigo, a dos Joaquines. Más vale que la corrida de Hernández Plá fue brava, encastada y emocionante, como a vosotros os gustaba. Tuve la suerte, además, de contemplar el juego de “Guitarrero, que fue capaz de ponerme los pelos de punta. La vuelta al ruedo de este bravo y a pesar de ello noble toro (¿quién dijo que un toro bravo no podía ser noble?) la viví como un homenaje a dos aficionados que, cada uno en su ámbito, han defendido a ultranza la pureza de la Fiesta.
Aunque amabas los Sanfermines con locura, desde que dejaste de ser concejal te veías en la casi obligación de abandonar la ciudad en esas fechas mágicas y entrañables. Tu maldita pérdida de libertad llegaba hasta esos extremos. Pero por eso no dejabas de sernos fiel en la distancia a través de los medios de comunicación. Más vale que, como dicen los ganaderos, dejas una muy buena “reata”, tus hijos, por los que también sentías una gran pasión. Por una parte, tu hijo Jokin, Ingeniero Agrónomo de nuestra Escuela y por otra Mariano, también ex alumno de la Universidad, esa que tanto querías, un aficionado joven y cabal que es una garantía para la Fiesta.
No cabe duda que la muerte de Joaquín Pascal deja un hueco importante en el devenir diario de Navarra, en la política, en la Universidad, en la cultura, en la afición y lo que es más importante, en la amistad.

¿Por qué se están yendo los mejores?

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *