Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

José María Iribarren

José María Iribarren, foto de archivo de Diario de Navarra

La foto del abuelo

El destino le hizo visitar la casa de Inés en día poco propicio. Se encontraba un tanto perjudicado por los efluvios de una sobremesa familiar y sus frases no podían ser muy oportunas. Señaló una fotografía en blanco y negro enmarcada en medio del salón y preguntó a su anfitriona: ¿es tu abuelo?
Inés sonrió y de forma discreta le confesó: es una foto de José María Iribarren, era amigo de mi padre.

El beodo invitado se sonrojó tras unos segundos de duda: por no atinar con la pregunta y porque en el fondo no sabía qué decir de este escritor con nombre de colegio.

Todavía le faltaban años para descubrir que bajo esa foto con aspecto de “gente de orden” se escondía un enorme legado de vivencias. Vivencias de todo tipo, muchas de ellas taurinas, que fueron reflejadas en negro sobre blanco por la incansable pluma de Iribarren. Tiempo le faltaba todavía para caer en la cuenta de que en los relatos de Iribarren, sobre todo en los taurinos, una palabra vale mas que mil imágenes. O de caer en que quienes han escrito en Pamplona con estilo refinado y pluma de cante grande siempre han citado en algún momento una lectura de Iribarren.

Ni tengo estilo refinado ni buena pluma, pero contaba José María Romera, que sí la tiene, que Iribarren se definía de forma modesta como un coleccionista de anécdotas. Añadía hoy “Diario de Navarra” que en alguna ocasión se calificó de escritor entre las ocho y las diez.
Tengo la percepción que de haber vivido nuestra época Iribarren sólo hubiese publicado en papel sus dos obras fundamentales: la universal “El por qué de los dichos” y la foral “Vocabulario Navarro”.
¿Y el resto? El resto de escritos formaría parte de uno de los blog más consultados de España, el de un habilitador de clases pasivas del estado que desde Pamplona cada noche llenaría de relatos y vivencias humanas la red.

Mientras tanto hoy se celebra el centenario de su nacimiento.

Mariano Pascal
31 de octubre de 2006

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *