Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Lalo Moreno, por Jesús Zúñiga

Lalo Moreno: matador de toros, doblador de los encierros,  es un hombre alérgico a las cámaras y a los micrófonos, amén de ser una de las personas más queridas del ambiente taurino pamplonés. Cuando Lalo camina por la calle a pocas personas le quedan dudas a su paso: por ahí va un torero.
En el año 1987, en el día de su alternativa y ante la sorpresa de todos, decidió cortarse la coleta en un acto de torera y recordada honradez que ha pasado a los anales de la tauromaquia.
Su amigo Jesús Zúñiga publicaba horas después en “Navarra Hoy” esta sentida columna.

Señor Lalo

Insólita foto de Lalo Moreno corriendo el encierro

Mira, has estado muy bien. Has logrado brillantemente llegar a la meta que te habías marcado, para al final de la corrida, dejar en manos de tu hermano el añadido o la coleta, y con las tijeras pegarle un tajazo y terminar con tu ilusión. Con tu afición. Con tu vida. Porque eso ha sido para ti, una vida.
Muchos nos hemos emocionado. Antes, durante y al terminar. Te cortaste la coleta, y yo lo sabía. Te doy mi palabra que lo sabía. y nadie me lo había dicho. Ni tan siquiera tú. Porque todo giraba alrededor del resultado. ¿Verdad?, ¿viste qué llenazo? y no era más que por ti. Cortaste con todo merecimiento del mundo dos orejas al toro de la alternativa. Se llamaba Hebreo y estaba marcado con el número once. Y te, insisto, mandaste cortar la coleta.

Sin aspavientos. En silencio, como tu eres, dejaste cortar de repente lo que tantos años ha sido tu vivir .

Te has marchado del toro como llegaste. En silencio.

En señor, con elegancia. Esas palmas que escuchabas, aun estando en torero y muy bien, no eran solamente por tu faena a “Hebreo” y a “Labrador” tu segundo toro. No. Eran también porque tienes muchos amigos que te quieren de verdad, otros no pudieron entrar en la plaza. A lo largo de tu hacer en este mundo, te los has ganado uno a uno, con tu forma de ser. Con tu honradez, con tu corazón que lo brindas generosamente día a día. Lalo, no sabes la de personas que estaban en la plaza y lloraron de emoción. Me lo dijeron muchos y otros no fueron capaces de reconocerlo. Es igual.
Lalo, muchos dicen que cuando están arriba todo son amigos y cuando no, nadie les echa una mano. Ese no es tu caso. Tus amigos han sido, son y serán porque no les queda más remedio, siendo como tu eres.

Creo que poco más voy a decirte ahora. Solamente insistir en tu triunfo de la alternativa y en tu triunfo global. Te vas como lo que eres. Un señor. Señor Lalo.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *