Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Mal bajío

A paso de banderillas
Publicado en Diario de Noticias el 9 julio 2006

HAY TARDES A LAS QUE las mira un tuerto. A los 8 de julio de forma especial. En Pamplona, el 8 de julio nos trae malos recuerdos. Aunque alguno bueno. Empecemos por los buenos: en tal día como ayer nacieron dos Carlos muy sanfermineros: Polite y Herrera. Vayamos a los chungos: lo del 78 todavía humea. Lo del 50 sólo está en la cabeza de los más veteranos.

José Ignacio Uceda Leal (M. Irujo)

José Ignacio Uceda Leal (M. Irujo)

En tal día como ayer, en 1950, Rafael Ortega citó a un toro de lejos. Un toro que no estaba sometido. Lo citó con la muleta en la mano izquierda. El toro le pegó una cornada de caballo. José María Iribarren convirtió el relato de la cogida en una pieza de literatura. Gracias al doctor Juaristi Ortega pudo contarlo. Iribarren lo tituló Crónica de un artículo frustrado .

El cite de lejos a un toro no sometido, del lote de Uceda Leal, marcó y frustró en la tarde de ayer la corrida de Dolores Aguirre. Uceda comenzó la faena en los medios, de rodillas, queriendo meter al público en faena, descarándose. No es su estilo, pero se agradece la voluntad. Yegüizo , el toro, se arrancó de largo y al tercer muletazo le echó mano. Cundió en la plaza sensación de tragedia grande. Afortunadamente sólo fue un varetazo. Dejó a Uceda contusionado y hecho unos zorros. En el callejón quedaron lívidos. En las cuadrillas se apoderó la sensación de pánico. Mala cosa con este hierro y en Pamplona.

Los toros no contribuyeron a serenar ánimos. La corrida de Dolores Aguirre salió dura de roer. En ocasiones resultó incierta. Pese a lo que le pegaron desde el caballo se movió mucho. Los toros sangraron una barbaridad, y pese a ello galoparon cosa fina. Menudos torazos.

Uceda Leal se creció con el toro del infortunio. Pese a ello no acabaron de salirle las cosas bien. Dio una vuelta al ruedo y pasó pitando para la enfermería. Del cuarto poco recuerdo.

Se anunciaba Eduardo Dávila Miura, pero del matador triunfador en Pamplona poco vimos. Vimos la cara B , una versión de sí mismo tirando a muy floja. Al quinto de la tarde, de nombre Comadroso, acabó cogiéndole el aire…. pero muy tarde. Ayer fue una tarde complicada para todos los actuantes, eso se entiende, pero a Eduardo debemos pedirle un poco más.

A Robleño le vimos más dispuesto. Su lote, este sí, fue infumable, pero fue el matador de pies más quietos e ideas más directas.

Mientras en el ruedo se encontraban los Aguirres, que no aburrieron, alguna charanga se sacó de la manga el Chocolatero . Informaciones no confirmadas dicen que esa pieza se utilizaba para torturar a presos en Guantánamo. Mentes perversas, sí, pero clarividentes. Es un pasacalles inaguantable y que debiera desterrarse de cualquier repertorio. No sé qué hace mas daño a la fiesta, si los del Peta o el Chocolatero .

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *