Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Sueños rotos

A paso de banderillas

Publicado en Diario de Noticias el 14 julio 2009

TOMABA AYER LA ALTERNATIVA en nuestra plaza Santiago Ambel Posada. No era nuevo, ya lo conocíamos de novillero. Sus naturales llenaron en su día la cabeza y el imaginario de muchos aficionados. Por carambola de antigüedades y despachos se le presentó la oportunidad de tomar la alternativa en Pamplona. El entorno, la familia, dijeron así sea. Y así fue. Era matador de dinastía, algo que siempre ha sido bien aceptado por estos pagos, y supuso un aliciente en el cartel. La apuesta era fuerte, grande. Los toros tenían tela. Fuente Ymbro, una ganadería con fama de encastada. El Juli en el cartel, en día de campanillas.

Alternativa de Ambel Posada (Silvia Ollo)

Alternativa de Ambel Posada (Silvia Ollo)

Y salió el de rizos. Zarandajo salió bravo. Se dejó pegar en el caballo. Una vez en la arena todo dependía del nuevo matador. Ceremonia, parrafada de El Juli y cesión de trastos. Ahora estaba él sólo. Primeros muletazos de prueba, plaza expectante. Y al final nada salió como el chaval había soñado. Tantas fueron las pruebas, tantos los enganchones que el toro se fue crudo. Quedaba el sexto en chiqueros.

Mientras tanto iba a ir desfilando una corrida de Ricardo Gallardo que más parecía la escalera de San Fermín: varios toros pasados de kilos, como los humanos el día de año nuevo, y varios escurridos como el 7 de julio la seriedad. Al segundo de la tarde le plantó cara El Juli . Es una figura y se le mide como tal. El aficionado que paga la entrada puede opinar lo que sea, y eso será santo y bueno. Pero los juntapalabras tenemos que intentar contar lo que vimos y mojarnos. Y ayer quien esto firma vio a un matador sobrado. En terrenos, en pies quietos, en ligazón, en reunión y en unas cuantas cosas mas y con el peor lote. ¿Periferias?, yo no las vi, pero respeto a quien eso opine. Supo ganarse el taco que habría cobrado. Qué distinto de otros compañeros con vitola de figura.

Lo de las pasiones y gustos ya es otra cosa. Para enjuiciar a Perera, ese matador prohijado en la ganadería que ayer lidiaba, tendríamos que pensar en la lidia de los toros. Otra vez vimos puyazos alevosos, toros barrenados, lidias toricidas. Perera paga a sus subalternos y él es que manda. Si aquello no acabó de funcionar, desde luego, tiene parte de culpa. Nos quedamos sin ver alguno de los toros.

Llegó el sexto y volvió a hacerse presente Ambel Posada. En ése toro tendría que ser, la corrida no había cogido vuelo. Salió Solterón , número 88. O Posada montaba el lío o, taurinamente, quedaría para vestir santos. Y sucedió lo peor para un debutante: salió un toro bravo. Las ganas del nuevo matador no eran suficientes, ni siquiera lo intentó con su gran mano izquierda. Quedó sensación de victoria del toro por goleada. Ambel volvía cabizbajo, se topó con la verdad de la fiesta. Sucedió ayer en Pamplona.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *