Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Todos a cubierto, José Miguel Iriberri

José Miguel Iriberri

Diario de Navarra 30 octubre 2007

HAY que ver con qué entusiasmo y cuánto cariño hacen planes los partidos para cubrir la plaza de toros que, dicho sea de paso, no es suya. UNP ha colocado el proyecto entre las guindas de los Presupuestos de 2008 como un guiño al programa del PSN y por añadidura de NaBai. Todos a cubierto en la vieja y remozada plaza taurina, que en 2022 cumplirá su primer siglo de existencia. Ya tenemos sobre la mesa uno de esos proyectos de legislatura, popular, polémico y millonario. Pues venga.

Plaza de toros en 1954, Inge Morath

Plaza de toros en 1954, Inge Morath

Adelante, pero sin avasallar. Porque los partidos ya saben que están haciendo planes sobre lo que no es suyo, acaso con la osadía propia de quien sale de compras con monedero ajeno. La plaza es propiedad de la Casa de Misericordia desde marzo de 1921, el año de adjudicación y comienzo de las obras, y mientras el mundo sea mundo, según el contrato de cesión del terreno.
La Meca somos todos, también es verdad, aunque una verdad simbólica, y nadie se corta un pelo a la hora de planear sobre el patrimonio de la Casa, entre otras cosas porque sobre esos bienes patrimoniales se levanta el andamio taurino de los Sanfermines. Todos a una, en fin, pero al lado o de acuerdo con la propiedad, que es quien mejor conoce las posibilidades técnicas y económicas de ponerle una boina al ruedo. Que tampoco con este asunto vamos a descubrir la Taconera ni los últimos pacharanes de Beloso.

Para empezar, una obra de esta envergadura afectaría, al parecer, al exterior de la plaza. La técnica hace hoy maravillas pero no más allá de donde puede hacerlas. También el dinero presenta a veces itinerarios maravillosos, si bien una economía como la de la Meca, que se juega las lentejas de sus residentes, y en realidad socios, no está para echarse a correr sin asegurarse el horizonte.
Los estudios calcularán las posibilidades de explotación de los nuevos tendidos puestos a resguardo de la lluvia. Habrá que echarle mucha imaginación para sacarle rendimiento; y desde luego al margen de la afición taurina, que en esta ciudad es más bien sanferminera. Espectáculos, zona de servicios, hasta un museo de las fiestas, en fin, caben en el proyecto.
Cubrir la plaza sería lo mejor; dejarla como está no sería lo peor. Después de todo, el uso actual es mínimo por los días pero máximo por la ocupación. Probablemente, pasará más personal por las gradas en 9 días que por la Ciudadela en 365.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *