Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

«En Pamplona llena el santo»

Las negociaciones para la contratación de un matador son uno de los espacios más reservados de la fiesta. Poco o nada trasciende de lo que ahí ocurre. Los dineros que cobra un torero no debe conocerlos ni el público ni sus compañeros de escalafón. Sin embargo alguna anécdota queda de vez en cuando para la memoria.

A finales de los años sesenta un joven matador despuntaba en las ferias españolas. La Comisión Taurina de la Casa de Misericordia, por boca de Francisco Irujo, trasladó a su apoderado, Pepe Dominguín, el interés de la Meca en su contratación.

Comenzadas las negociaciones Dominguín preguntó a Irujo qué ganaderías tendría disponibles su matador.
Las ganaderías ofrecidas fueron de su agrado.
Llegada la hora de hablar del parné Francisco Irujo expuso al mediano de los dominguines la cantidad, seguramente generosa, reseñada por la Santa Casa.
El rictus, hasta ese momento impertérrito, de Dominguín cambió por completo:

De ninguna manera. Así no aceptamos. Mi torero tiene una categoría y por esa cantidad no se anuncia en Pamplona.

-Pero tenga Ud. en cuenta que en Pamplona llena la plaza el santo, respondió Irujo.

Pues entonces anuncien al santo, zanjó el apoderado.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *