Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

¿Una tarde de toros?

(origen:  websanfermin.com) ©Federación de Peñas de Pamplona

Año 1973. Día 7 de julio. 1ª corrida de la Feria del Toro. Gran expectación ante el comienzo de la feria. Tarde de sol y moscas. Según los entendidos, presagio de grandes éxitos.
Con objeto de que los socios de la peña asistieran a la plaza acompañando por la calle a la misma, el socio encargado de repartir las entradas denegó, como es costumbre en el Irrintzi, la entrega completa de los abonos previa a las fiestas, advirtiendo a los socios que deberían pasar diariamente, a la hora convenida, de 17.00 a 18.00, a retirar la entrada. Se pensaba que de esta manera, a pesar de que siempre habría socios que se irían antes de la salida de la peña, ésta iría acompañada de más personal, componiendo un espectáculo más concurrido y vistoso.
17.45 de la tarde. La gente llena los locales de la sociedad. La ventanilla de secretaría cerrada a cal y canto. El encargado del reparto y poseedor de las localidades no aparece. Murmullos de desaprobación que poco a poco van transformándose en, llamémosle gran bronca.
18.15 de la tarde. Falta solamente un cuarto de hora para el comienzo del espectáculo. Es la hora en laque los socios de la peña deberían tomar asiento en sus localidades. La bronca en la sociedad es manifiesta. Gritos a la directiva reclamando la entrega de las entradas.
18.30 horas. Comienzo en la plaza de toros de la primera corrida de la feria.
Tres socios llaman por teléfono al domicilio del encargado del reparto de las entradas. La esposa de éste dice compungida que se ha acostado a la una del mediodía a echar una “cabezada”, pues no había aparecido por el domicilio conyugal desde las once de la mañana del día anterior, en que salió al cohete. Le he despertado incontables veces, pero se vuelve a dormir, no puedo hacer carrera, comenta.
Tres socios intentan la busca y captura de un taxi, que por las fechas de que hablamos, es casi imposible su llegada a los locales de la peña en la calle del Carmen.
19.15 horas. Ya hace un rato que ha comenzado la lidia del segundo de la tarde. Comienza el reparto de entradas en la peña dentro de fuertes palabras, gritos, mejor dicho, malsonantes a todas luces.
19.40 horas. Insólito espectáculo por la calle Estafeta. Dos mozos con el cartel de la peña enrollado y a hombros, corriendo. Músicos con los instrumentos bajo el brazo, resoplando cuesta arriba. El resto de componentes de la peña, a toda carrera Estafeta arriba.
19.50 horas. Trascurre la lidia en una plaza de toros, en cuyas taquillas aparecía un letrero que indicaba; NO HAY LOCALIDADES. Llenazo pues, hasta la bandera. Sin embargo en el tendido de sol número seis se aprecia con toda nitidez un gran hueco sin público, localidades totalmente limpias, que son el comentario que mantiene el público del resto de la plaza.
19.55 horas. Ahora sí, aforo totalmente completo en la plaza. Continúa el festejo.

Día 8 de julio. 2ª corrida de abono. A las cinco de la tarde los socios de la peña acuden a la sociedad a retirar su localidad correspondiente. En la ventanilla de secretaría, nuevamente cerrada, se aprecia un cartel que dice: HOY NO VENGO PORQUE NO ME DA LA GANA. Según va llegando la gente la bronca que se monta es monumental. Hasta que alguien encuentra al encargado de repartir las entradas escondido debajo de la barra del bar de la sociedad. Si no llega a ser porque la fuente de Navarreria estaba ocupada por los australianos que se tiraban de la misma, posiblemente éste habría sido, sin duda alguna, el destino del socio, que desde entonces, no ha ocupado la responsabilidad del reparto de entradas.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *