Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Las comisiones de los apoderados

Suelen quejarse los toreros de todo el dinero que se les quita. Se quejan de hacienda, se quejan del apoderado, se quejan, en fin, de todos aquellos que se lucran sin arriesgar un alamar ante el toro. Sin embargo, hay algún apoderado que ha llegado a tomar la situación con bastante cinismo.
Durante la Feria de Abril de 1995 los miembros de la comisión taurina de la Casa de Misericordia se encontraba negociando con Manuel Morilla, apoderado de Jesulín de Ubrique, los honorarios a cobrar por sus actuaciones en San Fermín. Jesulín había cortado el año anterior el famoso rabo al toro de Osborne. Se encontraba en la cumbre de la popularidad.
Las negociaciones estaban resultando duras. Las pretensiones del torero eran altas, y tras dos horas de encuentro se encontraban en cierto atasco. Aburrido, el apoderado se levantó de la mesa advirtiendo:

Señores yo no puedo perder más el tiempo. Además tengan en cuenta que Jesulín ¡me se lleva el 85 por siento!

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *