Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Los incansables y la Alegría de Iruña

Sucedió por mil novecientos noventa y siete. La peña “Alegría de Iruña” celebraba en su local una comida de jumelaje con una peña de Tafalla. Tras los postres ,en pleno ambientillo de sobremesa , los socios encargados de hacer el reparto de entradas comenzaron su labor. “Pepino” y Pablo E. , en quienes recayó la tarea ese día , fueron haciendo el reparto a sus compañeros. Las entradas sobrantes, al igual que otros años , serían para los invitados tafalleses. Tras el reparto de los boletos a los socios, comprobaron que la asistencia ese día a la plaza era algo escasa . Cumplimentaron a continuación con los invitados , quedando como anfitriones magníficos pues hubo entradas para todos.

Partieron con pancarta y charanga (la que contratan se llama los incansables) hacia la plaza, unos con los cubos de sangría y otros con las meriendas. Según llegaron a la plaza cerca de las seis entraron como acostumbran en bloque al tendido 7 . Colocaron su pancarta plegada en la grada, y comenzaron a festejar. A eso de las seis y cuarto , quince minuos antes del comienzo de la corrida , la charanga de los incansables seguía sin entrar por el vomitorio. Ante la inquietud de alguno Pablo y “Pepino” salieron a la galería esperando encontrarlos en el ambigú. Fué entonces cuando tras verlos en la calle se dieron cuenta del error: no sólo habían repartido las entradas de lo socios, también habían regalado las de los músicos. La anécdota se saldó con los doce músicos entrando tras el primer toro a la plaza, y algún reventa salvándose de la “jabonada ” con los bolsillos llenos. En el tendido de Sol donde caben ciento treinta , caben ciento cincuenta , a veces por fortuna.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *