Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Sebastián Miranda y la “Conjura contra San Fermín”

(Origen “El Cossío“, Vol. VIII)

En sus Recuerdos y añoranzas, Sebastián Miranda titulaba esta anécdota “Conjura contra San Fermín”, pero yo que la viví -habla Antonio Díaz-Cañabate- prefiero concretar la conjura adversa contra Paco Camino, porque aquel año Sebastián lo que mas deseaba, por encima de todo el encanto de los Sanfermines, era ver torear en Pamplona al diestro de Camas.
Sebastián sorbía el aire de cada una de las artísticas chicuelinas de Paco; y el torero de sus preferencias, siempre fino, atento y señor, no se dejaba ganar ni en amores ni en admiración por el escultor. Bien lo pude comprobar, mas de una vez.
Pero Sebastian, que había prometido celebrar su ochenta y siete cumpleaños el día de San Fermín en la corrida de Camino en Pamplona, tuvo que torear lo suyo en aquella víspera del 7 de julio.
-Supongo que no cometerás la locura de irte a los Sanfermines… –
le había dicho el ilustre cardiólogo y amigo común doctor Vega Díaz.

Prepara la maleta, que hoy mismo nos vamos a Pamplona; almorzaremos por el camino le ordena aquella mañana el señor de la casa a la Sari.
Pasa las primeras horas de la mañana en el taller que tiene allá mismo, hasta que le estremecen unos aldabonazos:
-Vengo a que me invites a almorzar -es el doctor Vega Díaz. ¡Ay los buenos de los médicos !
-Verdad que no tenemos nada para almorzar? – le pregunta afirmativamente Miranda a la Sariega... y la Sari en sus buenos oficios:

-Esta mañana su sobrino don Enriquito Valverde trajo un salmón para obsequiarle por su
cumpleaños; dona Cuqui Fierro envió una tarta exquisita. Con esto, el aperitivo de jamón de Jabugo, el caldo y otras sorpresas que silencio, tienen ustedes un almuerzo espléndido…

Mas, a pesar de los pesares, Sebastián estuvo al otro día en Pamplona a la hora de la corrida. Y luego pudo escribir textualmente: “Mi amigo Ignacio Usechi nos lIevó a la plaza y, entrando por la puerta del patio de caballos, tuve la satisfacción de abrazar a Paco Camino, que con mandanga o sin mandanga, querido Cañabate, a mi me parece un torero magistral”.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *