Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Una magnífica feria

Carlos Polite

Diario de Noticias 16 julio 2008

PAMPLONA. Cuando salieron al palenque los carteles de la Feria del Toro, los voceros de siempre pusieron en solfa la gestión de la empresa porque el colectivo de los toreros contratados era parco en figuras. Que si faltaba el Morante, Cayetano el morenazo, Talavante el bellotero y para rematar, qué pasaba con Tomás. Todo resultaba un tanto esperpéntico porque sabemos que el de Galapagar va con su cruzada y el resto, por una causa u otra no osan acudir al encuentro del toro de nuestra Feria. Ellos se lo pierden. Y los voceros que vayan perdiendo el culo hacia Santander y al patético coso de Illumbe. Por cierto, tres de los depredadores de la pasta gansa actuaron junticos y ya saben ustedes qué pasó. Si el serial se hubiera rematado el día 13, mejor para todos y para las arcas de la Meca. Pero como lo expuesto, no deja de ser una boutade, nos aguantaremos.

Tendidos de la Plaza de Toros de Pamplona

Tendidos de la Plaza de Toros de Pamplona

Como es costumbre, el ciclo se inició con la novillada de rigor y vespertina del día 5 y utreros habituales de Miranda de Pericalvo, del campo charro. Los burelitos flojearon un tanto de remos, y no precisamente por falta de fuerzas provocadas por un cierto descaste, sino porque el reglamento foral contempla un tope máximo de peso para los utreros que bordea los 460 Kg. Se debe reformar de inmediato, ya que varios utreros lidiados, se pegaron varios días sin comer para cumplir con la báscula. Como si fueran fieras corrupias, Vamos. Madrid tiene un tope de 530 Kg. y Andalucía, la media tonelada. ¿Vamos a ser menos? El festejo se saldó con el éxito de un rubio mejicano que atiende por El payo y Rubén Pinar, que repitió salida a hombros.

La de rejones nos dejó el triunfo de Sergio Galán y el rictus cariacontecido de nuestro centauro. Pablo Hermoso marró con los rejones de despenar y por una vez en la tira de años, el triunfo se le evaporó. No pasa ná.

Retornaba a una de sus plazas históricas la familia ganadera del Conde de la Corte. La vacada está en proceso de renovación y a pesar de la soberbia anatomía del sexteto, solamente Pelotonto dio fe de la casta primigenia de esta ganadería. El resto de sus hermanos se comportó en tono menor, aunque vaya en su descargo, que salvo Francisco Marco, quien estuvo en torero toda la tarde, tanto Abellán como el catalán Marín fracasaron. El suspenso total fue para Abellán.

Volvieron los cebaditas y con ellos llegó el escándalo. Desarrollaron tal furia indómita que arrasaron tanto a los a pié como a los a caballo. Aquello fue tremendo. Del lote furibundo destaco a Golfillo , Cepillero y Esquilo . Justifico a los tres toreros por el intento de domeñar aquella furia desatada. Luis Bolívar ha madurado y esperamos que rebase cotas más altas.

Fuente Ymbro nos presentó un lote perfecto de hechuras, bravo sin estridencias y encastadas embestidas. Destacó en todo el conjunto el cuatreño Pelícano , premiado a los postres con el Trofeo Carriquiri. Toros importantes fueron Organillero , Gestor y Ostrero . Fue una gran corrida de toros, con éxito de El Cid y sobre todo de Miguel Ángel Perera, que mereció la Puerta Grande.

El día diez disfrutamos de ganadería debutante, cuestión harto procelosa. Si esto sigue así dispondremos de un hierro más para nuestra Feria. No pensábamos que algo procedente de Juan Pedro y con romana desmadrada para su encaste, fuera capaz de tolerar la lidia con tanto decoro. Salvador Cortés debió salir en volandas, mientras Ferrera montó su sainete y el galo Juan Bautista naufragó.

Dolores Aguirre nos envió desde Costantina otro corridón de toros. La sorpresa agradable de la tarde, la protagonizaron los bravos bóvidos Clavijero , Comadroso y Clavelino , que hundieron a Uceda Leal y reivindicaron a Salvador y Joselillo. La desgracia se cebó con el modesto torero, ya que el tremendo Guindoso se le fue vivo al corral. Una pena.

Borja Domecq y sus Jandillas nos deleitaron con un lote bello hasta extasiar. No resultó tan encastado como otras tardes, pero nos deleitamos con un toro como Auditor y de rebote con Benévolo . Todo estaba preparado para la despedida de Pepín Liria, y resultó perfecto.

Campohermoso (foto: Diario de Noticias)

Campohermoso (foto: Diario de Noticias)

Soltamos adrenalina a borbotones cuando el día 13 los toros de Zahariche se pavonearon por el coso con un trapío fuera de toda norma y pautas de conducta que compactan la condición de ser los toros más personales del universo mundo. Todos atacaron a los caballeros alanceadores tocados con el castoreño, arrearon a los banderilleros a galope tendido y se dejaron torear, pero sin perdonar el minimo error en los terrenos y la distancia. Dentro del altísimo nivel de los bureles, destacó entre todos el bellísimo Campohermoso , candidato hasta el último momento al Carriquiri. Todo se arregló, para el bien de la Fiesta, con la concesión del Trofeo Feria del Toro.

Finalizaron los Sanfermines con la visita en tropel de tres de los figurones de la torería andante. Como pueden suponer, se apuntaron a lo de Núñez del Cuvillo, que desmereció un pelín del tono estético de la Feria, pero sin dar el cante. Donde cantaron lo suyo y a voz en grito fue en lo tocante a la casta. Patinaron embistiendo como idiotizados y los fenicios en lo tocante a la pasta, se limitaron a espantarles las moscas. Salvo dos estocadas del Sr. López, pare Ud. de contar. La parte patética la protagonizó el angélico Enrique Ponce matando a sus dos amiguetes encornados. C’est tout.

Aviso a las Peñas. El ganadero Antonio Miura me ha comunicado personalmente que os felicite por vuestro magnífico comportamiento en la tarde de sus toros. Ahí queda. Me uno a él.

Y aprovechando el viaje os pido un pequeño favor: Quitaos de encima a los impresentables lanzadores de cintas. Es bochornoso cebarse con nuestros magníficos areneros.

El año que viene, más.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *