Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

El Potra

Publicado en Muthiko Beti Muthiko, Junio de 2004

Todo será distinto este año. Bajaremos a ver toros al Gas y los nuevos corrales  a  orillas del Arga serán de estreno y  tapia grafittera.
Miraremos al callejón de la plaza y no veremos la cabellera blanca de Miguel Criado, “El Potra”. En agosto un aneurisma acabó con sus 86 años, sin avisar, tras embarcar una novillada para Dax.
Ahijado de Juan Belmonte, almonteño de nacimiento, empezó de botones en la Maestranza y acabó siendo una institución, el veedor de las plazas mas importantes. El “toro de Pamplona” fue cosa suya durante cuarenta y seis años. Los elegía y compraba en representación de la “Meca”. Era el responsable de las virtudes y miserias de la “Feria del Toro“. “Nuestro representante en Andalucía” lo denominaba la Comisión Taurina.
Siendo su cabeza una enciclopedia de toros, para la mayoría de los pamploneses pasó siempre desapercibido: Jamás concedió una entrevista, sólo hablaba con quien conocía y aun y todo escucharle dos frases seguidas era un milagro.
Sus mayores conocimientos, sus vivencias y secretos con Belmonte, Camará, Manolete, Álvaro Domecq, Jardón o San Martín fueron con él a la tumba.
Era el “último mohicano” de aquella fiesta de taurinos serios, de hombres del toro que se hacían respetar. Con una frase, la retranca del “Potra” dejaba en ridículo al mas pintado. Observaba a un advenedizo con los mismos ojos que un tratante le revisa el dentado a un caballo.
Quedan las anécdotas…por ejemplo una contada por Navalón: Había en Sevilla un cronista de radio famoso por la cornamenta que le ponía su agitanada esposa. “El potra” tenía interés en que viera (y alabara) a un novillero que estaba protegiendo y el cronista exigió que le mandara un taxi para ir a verlo a un tentadero. En el vecindario se formó un gran escándalo cuando “El potra” le mandó a la puerta de su casa ¡el camión de los toros!.
Cuenta Antonio Burgos que en otra ocasión, revisando una corrida algo vareada (flaca) de Mari Carmen Camacho, Miguel Criado avisó a la ganadera que los veterinarios de Madrid la echarían atrás.

No se preocupe, ya verá cómo en un mes se la pongo gorda, le espetó la ganadera.

Señora, contestó “El Potra”, a mi edad eso no lo consigue ni Sofía Loren.

Así fue genio y figura.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *