Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Jorge Ramón Sarasa, un pamplonés abigarrado y activo

A PUNTA SECA, FERNANDO PÉREZ OLLO

Publicado en Diario de Navarra el Miércoles, 3 de septiembre de 2008

Jorge, vecino siempre de la calle Navarrería, demostró una precoz facilidad oratoria y destacó pronto en la radio. Removió la vida pamplonesa desde Radio Requeté -hoy, Radio Pamplona, SER-, por la firmeza y dicción inconfundibles de su voz, que ha conservado hasta el final, y la novedad de su hacer ante el micrófono. Desde el principio su presencia pública resultó difícil de encasillar. Estaba sin bautizar, anomalía notable en aquella Pamplona y aun chirriante, pues se trataba de una voz innovadora en la vida pública. Apadrinó al neófito Ramón Urricelqui, director de la radio y vieja gloria de Osasuna. De ahí proviene el segundo nombre de Jorge Ramón, que practicó siempre la elegancia de no exhibir ese paso de su vida, más atribuible a la presión de las circunstancias que a sus convicciones personales, por otra parte delicadamente respetuosas con las creencias ajenas. Luego pasó a Radio Popular (COPE) y obtuvo el título de graduado social (1958), cuyo uniforme lució en su boda, diseñado por él mismo, según se decía. Años más tarde, cursó y se licenció en Sociología en Salamanca (1992) y preparaba su tesis doctoral.

Charlas, toros y caballos

Jorge Ramón sarasa, Diario de Navarra

Jorge Ramón sarasa, Diario de Navarra

Ya el 27 de mayo de 1952 Sarasa pronunció por Radio Barbastro una conferencia, “La mujer española en los toros”. Dos años después, se encargó el 3 de julio de una charla presanferminera, a la que este periódico dedicó una amplia reseña. Jorge Ramón -al alimón con el guitarrista Aldave- habló en el Olimpia sobre “El encierro, espectáculo taurino” y “gracias a sus conocimientos técnicos del toreo y del ganado bravo, hizo la mejor apología y defensa que se puede hacer del mismo espectáculo mañanero, llegando incluso a demostrar que los toros que corren en Pamplona son precisamente, y en términos generales, menos flojos de remos que los lidiados en otros circos taurinos”. Teoría ésta que después ha parecido evidente. Y el 22 de diciembre de 1955 expuso en el Club Taurino de Pamplona cinco temas: la ganadería por dentro, cría del toro de lidia, capeas y peso de los toros, el toro en la plaza y “Chamaco, ¿es un cuento taurino?”. Este periódico ponderaba al día siguiente “su palabra fácil e impetuosa a veces, precisa y galana otras, y siempre florida, porque Sarasa envuelve el contenido de los temarios en una expresión elegante poco frecuente”.

Antes, en junio de 1951, Jorge Ramón presentó una Escuela de Capacitación Taurina, en cuya junta directiva él aparece como bibliotecario-promotor, curiosas dedicaciones, una y otra, en un adolescente. Y tres meses después, el domingo 30 de septiembre, Sarasa, “El Estudiante”, participó en una becerrada, con los hermanos Mendizábal -“Camiserito I”, “Camiserito II”- y León Berrio, gitano de la Merced. La becerrada, según el crítico taurino de este periódico, Ch. o C. -Galo María Mangado Erce, 1888-1952, estricto y casticista, nunca olvidado por sus lectores- resultó mojiganga y “El Estudiante” “renunció a despachar un becerrete con el que andaría mal para cenar una familia nutrida y con apetito”. Esta frase de Ch. se la he oído muchas veces al protagonista y pensaba yo que era cita ad sensum, pero no, es literal, como puede leerse en el Diario de Navarra del martes siguiente. “El Estudiante”, Jorge Ramón, pese a sus limitaciones físicas, no supo nunca resistir la tentación de saltar, capote en mano, si en el ruedo había una erala. “Vamos a gustarnos”, era su consigna.

Empresario taurino -lo recuerdo bien en la plaza de Lumbier en los años 60-, practicante y monitor hípico avezado, fue rejoneador y primer apoderado de Pablo Hermoso de Mendoza. Hay una estupenda foto de los dos, garrochistas en las Bardenas. Él descubrió y probó, antes que el estellés, a “Cagancho” en lo de Branco Nuncio y tenía por privilegio irrepetible haber montado a los caballos “emblemáticos” de Álvaro Domecq, Joao Moura y el estellés, “los tres caballos del último medio siglo” . Es de lamentar que no volcase en libro todo lo que sabía de monta y rejoneo.

Él creó y otorgó -con patrocinio ajeno- el premio “Carriquiri” al toro más bravo de San Fermín, que luego pasó a conceder la Casa de

Jorge Ramón Sarasa (foto: canal 6 Navarra)

Jorge Ramón Sarasa (foto: canal 6 Navarra)

Misericordia y determina el jurado oficial de la feria. Hace muchos años ideó los festejos sanfermineros de recortadores, que organizaba junto a las “corridas vasco-landesas”, cuyo éxito explotó y le valió solicitudes de otras ciudades. Y, en los últimos tiempos, dirigió las tertulias taurinas del Hotel Maisonnave, en las que cada tarde de sanfermines aportaba sus conocimientos de toros, encastes y toreros, apoyados en una sólida memoria.

Poesía, aviación y judaísmo

Desplegó durante años una intensa actividad. Presidió la Real Sociedad de Amigos del País de Pamplona, desde la que, por ejemplo, organizó unos Juegos Florales Ibéricos en las cuatro lenguas españolas. En la final, el 21 de marzo de 1969, en el Museo de Navarra, Jorge Ramón se encargó de leer los poemas en castellano, catalán, euskera y gallego, entre los que actuaba el Trío de Cámara de Amigos del País (Alfredo Lumbreras, violín, José María Arbizu, chelo, y Petra Carrasquilla, piano). Él mismo se manifestó pronto como poeta. De 1956 es su “Romancero de San Fermín” y más tarde figuró en el grupo “Guk”. Su soneto a la alternativa de Lalo Moreno (1987) aparece en la antología “El Siglo de Oro de la poesía taurina” de Salvador Arias Nieto (2003).

Mantuvo la Asociación Cultural de Amistad Navarro-israelí y figuró entre los invitados del primer viaje del rey de España a Israel. Fue monitor y presidió el Aero Club de Navarra, cargo en el que lanzó dos iniciativas de amplio eco: el raid aéreo Ablitas -Jerusalén, para conmemorar el octavo centenario de Benjamín de Tudela, y el bombardeo floral de Guernica (1987) al cumplirse medio siglo del realizado por la Legión Cóndor. En ese bombardeo tuvo que cerrar la admisión a las pocas horas, dado el número de inscripciones de todo Europa.

Aguascalientes 2007

Hace diez meses, acudió al V Congreso Mundial de Criadores de Toros de Lidia, en Aguascalientes, México. Ante ganaderos de ocho países Jorge Ramón presentó el 2 de noviembre su ponencia “La tesis cultural de la bravura”. Para él, la bravura del toro no es sólo una cualidad natural, sino fruto de la selección que responde a factores culturales y demandas de cada momento.

Él fue siempre un aficionado que vio más allá del espectáculo.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *