Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Dos hombres, F.P.O.

El siguiente artículo pertence al capítulo 4.3 de la obra “Plaza de Toros de Pamplona (1922-1997)” escrito por Fernando Pérez Ollo.
Miguel Criado

Miguel Criado

En la historia interna de la Feria del Toro hay dos nombres imprescindibles, que ya van impresos: Sebastián San Martín y Miguel Criado.

Incluso podríamos decir que San Martín tuvo dos aciertos esenciales: El nombre y sentido de la Feria y la elección de Miguel Criado como veedor y hombre de confianza, cuyos servicios no costaron durante años ni un duro a la Casa de Misericordia , porque los pagó de su bolsillo el ilustre taurino pamplonés. Sin ellos no habría Feria del Toro. A San Martín , aficionado y empresario de la construcción , le acompañó siempre el respeto , acaso por la sociedad de aquellos años y por su personalidad . La Comisión Taurina fue él de 1951-año de su incorporación a la Junta de la Casa de Misericordia como Vocal- a 1965 y él conocía mejor que nadie sus limitaciones para moverse entre ganaderos y apoderados. A Miguel Criado [“El Potra”] , por el contrario se le ha llegado a negar hasta lo mas evidente. En una ocasión, hace casi cuatro lustros ,un representante de las peñas de mozos dijo en público que Don Sebastián no habría tolerado a ese profesional. Ignacio Cía, director de la Meca, se limitó a observar que lo había fichado precisamente Don Sebastián . El Silencio fue total.

Miguel Criado , más allá de las cominerías envidiosas , maledicencias y aun difamaciones de que ha sido objeto, es un almonteño de cuna, ahijado en casa de Juan Belmonte y profesional respetado y admirado en el planeta de los toros. Ya antes de 1936 había embarcado decenas de corridas en Miura y en 1959 era, por su competencia un hombre de confianza para las principales plazas. Muchos le señalan como la persona que mejor sabe ver los toros en el campo. Los miembros de la comisión taurina pamplonesa, a cuyos intereses dedica ahora la mayor parte de su actividad, coinciden en que tienen en él un representante dócil , activo y eficaz. Su agenda , se ha escrito, puede ser uno de los tesoros más codiciados del mundo de los toros , porque conoce las ganaderías y sus camadas desde el herraje. Pero aún son más importantes sus recuerdos, el mundinovi abigarrado y fiel de su memoria , que abre de cuando en vez para la gente del toro. Porque Miguel Criado nunca concede entrevistas hace declaraciones, maravilla de la discreción bética en unos días en que tantos se dejan ver y manotean, y hablan por hablar ,con tal de salir en los papeles , y en la tele , porque eso significa, piensan , tontilocos, que están en el chiquero inaccesible de la fiesta. Miguel se dice un mandado que obedece, que va donde le indican y ve si el ganado vale o no para Pamplona, informa selecciona, visita cada cierto tiempo el hato reseñado y comprueba si se hace, lo embarca, viene y no tiene nada más que contar mas que a su poderdante. A la hora del encierro está en la plaza y se va el primero a corrales y, cuando suena el primer cohete, Miguel , bajo el tupido nogal, besa en silencio su sinpecado del Rocío, coge la soga del pestillo , desgrana ,desgrana los segundos , espera a que lleguen toros y bueyes y, cuando entran grita dos o tres ordenes y no quita ojo a los seis bravos. Y vive el día entero en función de su trabajo con los toros.

Y acaba la Feria y le gusta irse sigilosamente después de limpiar corrales , pero antes de que emprendan viaje los sobreros, ya embarcados. Y no quiere aplausos ni homenajes , acaso porque le parecen premonitorios y el principio del final .Así que estas lineas no pretenden ser ovación ni desagravio ,porque cada cual es hijo de sus obras, sino un testimonio que ayude a hacerse idea de labores ocultas e imprescindibles de la Feria.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *