Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

La Meca y el Ayuntamiento

Jose Antonio Iturri (La Esquina)

Diario de Noticias 27-5-2003
Manolo Tornay, Santi Ellaury, Jose Antonio Chopera y su hijo Manuel, Sérgio Sánchez, Paco Ojeda, su suegro José Luis Marca, David Casas, Luis Álvarez, Salvador Cortés y Luisma Lozano. ¿Caben más taurinos en menos espacio?

MUCHO toro aparece en los carteles oficiales. Mucho toro rojo en el papel satinado que anunciará los Sanfermines y mucho toro rojo emergiendo del cartel que anunciará la Feria del Toro. Como si se hubieran puesto de acuerdo. Y no suele ser así. Aunque el toro ande traído y llevado con holgura en ambos carteles, a ver qué iban a poner si no, las más de las veces, uno y otro actúan como de contrapunto. Y donde en uno se perfila un rasgo o una intuición, en el otro es fiereza de óleos mezclados a espátula. Y si en uno las letras de San Fermín juegan a toros y mozos en un encierro imaginario, como en el cartel del año pasado, en el otro aparece la fotografía de un toro difuso persiguiendo el color de un capote rosa y amarillo. Y si en el 2001 había un cuerno blanco, puro y plano, aposentado dulcemente sobre un fondo rojo, en el cartel de la Feria del Toro había un toro, toro; un toro malo y negro, con el ojo abierto buscando la herida y la sangre que parece chorrearle de uno de sus cuernos.

EL Ayuntamiento y la Meca, o viceversa, son los dos poderes fácticos de los Sanfermines de Pamplona. Son poderes que llegan a acuerdo pero que para nada mezclan funciones y ritos. Ni siquiera se hablan sobre los carteles, así que a unos les sale lo que les sale y otros premian lo que les cuadra. A los de la Meca háblales de las barracas y de los toros. El Ayuntamiento se queda con el resto. Pero hablando de toros, que es de lo que aquí se trata, las funciones principales las lleva la Meca. Al Ayuntamiento le toca poner las calles y, con el buzo puesto, redondear los esquinazos, limar adoquines sobresaltados, limpiar la noche aposentada en algunos tramos, en suma, despejar el camino a los toros.

LOS toros, y todo lo que se mueve alrededor del ganado bravo, es cosa de la Meca. Incluso los tablados. Y no suelta prenda de lo que se trae entre manos. Con un aviso de que ha apalabrado las corridas y una rueda de prensa en la que presenta el cartel definitivo, cumple. Y para que no parezca tan poco, en esa rueda de prensa invitan a los periodistas a café, anís de pacharán, coñac y puro, y se quedan tan tranquilos. Y así desde que el mundo es mundo, que a los efectos, es desde cuando nos alcanza la memoria periodística. Los toros exigen silencio y mucho secreto. Si no fuera así, dejaría de ser el planeta de los toros. El Ayuntamiento hace también lo que quiere, pero por lo menos lo cuenta.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *