Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Y el verbo se hizo torero, y habitó entre nosotros

Carlos Polite

Publicado en Diario de Noticias el 15 julio 2009

Morante, Morante, Morante (Patxi Cascante)

Morante, Morante, Morante (Patxi Cascante)

GRACIAS, GRACIAS, Morante de la Puebla del río Guadalquivir por hacernos ver que la torería todavía no duerme el sueño de los justos. Toreros como usted son tan necesarios, que el día funesto de su extinción, no necesitaremos de la ayuda de los hipócritas que denostan de la Fiesta. Nos fulminarán hasta el séptimo círculo del infierno dantesco y sin ayuda de Virgilio.

Apuesto por su toreo sin límite, si es que estuviera podrido de platita, pero no es el caso. Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, que le den. Su concepción de la tauromaquia, está a años luz de la que aplicaron sus dos colegas encopetados en la tarde de los toros casposos de Vejer de la Frontera. Perdone usted la actitud triunfalista de los pegapases y la consiguiente estupidez de la masa coral. En momentos puntuales, la citada masa es capaz de regalar hasta el solomillo de los bureles si desde el palco accedieran. Visto lo visto, el día menos pensado darán el visto bueno. No hay más insistir y silbar como desaforados.

El colectivo también tiene sus momentos sensibles. Llegué a pensar cuando finalizó la lidia de Encumbrado , toro de la orgía gastronómica, que todo se iba a quedar en mis aplausos y en los de cuatro más. Me equivoqué. El público santo de esta ciudad le dedicó una ovación de tal cúmulo de decibelios, que cualquier otro hubiera aprovechado para dar una vuelta al ruedo triunfal. Usted se limitó a saludar emocionado.

Para desgracia y oprobio de la Fiesta, se lidiaron para finalizar la Feria 6,5 especímenes ignominiosos del proveedor Joaquín Núñez del Cuvillo. Estoy ya convencido de que este señor, no me da la gana aplicarle el término de ganadero, se dedica a la ingeniería genética aplicada a la malcrianza de astados aptos para la lidia. Que no se olvide el señor Núñez de otros ganaderos del presente y del pasado, obsesionados por ofrecer su materia prima para la voracidad de mentores de los figurones, que han terminado en el abismo por llegar al descaste sin posibilidad de retorno. Señor Núnez: ¿No le da vergüenza provocar que la otrora suerte fundamental denominada de varas , se haya transmutado en una desgracia? Supongo que no porque los ganaduros como usted expondrán todo tipo de argucias para justificar semejante despropósito. Con decir que la gente sale encantada porque los señoritos cortan orejas a trocho y moche, todo es correcto. Muera la emoción y viva el divertimento.

Ayer finalizó la Feria con el cartel estrella de los Sanfermines. Y como otros años de las mismas características, abandono el coso con un cabreo de escala 1:1. Y los culpables de tal actitud son los bureles que se comportan como babosas encornadas y los que se llevan la guita gansa sin exponer un alamar y dar pases a mansalva. Porque tanto López como Perera no nos dejaron en la retina ni un sólo momento digno de reseñar. Para eso se paseaba por el coso con un garbo exquisito un matador que atiende por Morante, que sin conseguir la faena soñada, tiró de perceptor subliminal, y mientras esto escribo, estoy rememorando las pinceladas del arte absoluto.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “Y el verbo se hizo torero, y habitó entre nosotros”

  1. DmoranT dice:

    Bien picao!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *