Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Una plaza maldita para Joselillo

  • Dolores Aguirre / Marín, Mora y Joselillo Seis toros de Dolores Aguirre, serios, ofensivos y de excelente trapío. Encastados y con mucha movilidad, aunque algunos mansearan. Lo mejor, la nobleza del primero y segundo, y la bravura del tercero. Una excelente corrida de toros. Serafín Marín: silencio (pinchazo y estocada) y pitos tras aviso (tres pinchazos, media y dos descabellos). David Mora: silencio (bajonazo) y ovación (estocada baja). Joselillo: oreja (bajonazo) y ovación tras dos avisos (pinchazo, media tendida y cuatro descabellos).Plaza de toros de Pamplona, octavo festejo, lleno y mucho calor.

Joselillo (Foto: Dani Cardona, para Reuters)

Joselillo (Foto: Dani Cardona, para Reuters)

Trato de imaginarme cómo se sentirá en estos momentos Joselillo; trato de imaginármelo porque no es fácil pasar del delirio triunfal y la Puerta Grande abierta de par en par, al infierno de una bronca y de la soledad en una habitación de hotel. Las cosas son como son: ésta es una plaza maldita para Joselillo. Y lo es porque con una extraña sensación de vértigo, Joselillo pasa de la gloria al infierno, de ser un ídolo aclamado a encontrarse con el abismo a los pies.

Me parece recordar, -y si me equivoco que Joselillo, la afición y Dios me lo demanden- que los sanfermines de 2008 se le fue vivo un toro. Este año a punto ha estado de que le ocurriera lo mismo. Carezco de tiempo en estos momentos para documentar mi anterior afirmación sobre la catástrofe del año pasado; pero tengo muy clara la sensación de cabreo y decepción que se difundió por los tendidos cuando sonó el segundo aviso. Y también tengo clara la angustia de Joselillo cuando el fantasma del año pasado volvió a abatirse sobre el torero.

Trato de imaginarme la zozobra fatal del torero vallisoletano en estos momentos, maldiciendo, a la vez, su buena y su mala suerte: dos toros espléndidos de Dolores Aguirre, sobre todo el primero; una oreja cortada y casi seguro las dos del sexto, si no hubiera mediado su desacierto con el acero.

La verdad es que, pese al clamor general y entusiasta -«¡Joselillo, Joselillo, Joselillo!»- la pasión volcánica, la pasión del toro de lidia en toda su plenitud, la habían puesto los doloresaguirre; muy por encima del aguerrido Joselillo, que se dejó la piel, eso sí, sobre el ruedo pamplonés. La piel y, seguramente, alguna costilla rota.

Cuando, con una oreja ya en el esportón, Joselillo se hincó de rodillas en el sexto y trazó media docena de derechazos contundentes y belicosos, la hazaña ya estaba hecha. O, al menos, eso creía Joselillo y las peñas de la solanera que alzaron su pendón de guerra y su grito de combate: «¡Joselillo, Joselillo, Joselillo!». Un tremebundo revolcón caldeó más los ánimos y pareció certificado seguro para las dos orejas, de no mediar el maldito acero que fue abriendo una sima de oscuridad en el esplendor anterior.

Serafín Marín anduvo como un fantasma sin definición ni luz; y David Mora sigue con buen estilo, pero a merced casi siempre del toro y de la cornada; David Mora apunta maneras pero está todavía verde; y elegante, eso sí. Tarde, pues, entre la gloria como destino y el fracaso como amenaza.

La verdad es que en esta fecha a un servidor de ustedes siempre le ocurren cosas tremendas y turbadoras. Como aficionado, considero lamentable fracaso el de Joselillo y también el de David Mora.

Como ser humano, en esta fecha, tengo cosas peores. Hace siete años, en este momento exacto de la tarde, cuando un Joselillo sin respiración acaba de matar al sexto, una voz querida, hace siete años, me llamaba y decía «Txomi (Domingo) acaba de morir»; Txomi, un hombre de los más cabales que he conocido. Se me congeló el vino de la bota y, como en el romance lorquiano, «el coñac de las botellas se disfrazó de noviembre para no infundir sospechas». O sea que el día 11 en Pamplona siempre me trae malos recuerdos, aunque, supongo, que le traerá peores a Joselillo. Al calor de este recordatorio y de un cumpleaños, mando un beso a Gaby, aunque su hermosa desmemoria senil apenas recuerde tardes de gloria taurina. Va por usted.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *