Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

El veedor que celó sus secretos y nunca concedió una entrevista

Fernando Pérez Ollo

Publicado en el suplemento especial de San Fermín, Diario de Navarra, el 5 julio 2009
El Potra y Eduardo Miura (Archivo, Diario de Navarra)

El Potra y Eduardo Miura (Archivo, Diario de Navarra)

En su informe de 1959, San Martín destacó una novedad decisiva en el desarrollo de la Feria: “En el mes de enero fuimos a Sevilla y nombramos representante de la Santa Casa de Misericordia en Andalucía a los efectos de ganadería al gran aficionado y hombre de grandes conocimientos y honradez Miguel Criado Barragán(. .) así empezó la labor tenaz y eficaz de nuestro representante y así se ha logrado montar una feria de excelente presentación y juego de los toros (.) Nuestros propósitos de lanzar la “Feria del Toro” se han visto coronados por el éxito; el público de Pamplona exige el toro y es por ello por lo que para años sucesivos estamos decididos a que Pamplona tenga rango y señorío en la presentación del ganado”. Para fichar a Miguel Criado Barragán, “Potra” , San Martín recurrió, según cuenta Ignacio Cía, a Toribio López Sellés, cuyo cuñado, Mariano Ansó Zunzarren (1899-1981) -pamplonés, azañista de Izquierda Republicana, concejal (1931-6) y alcalde de Pamplona (1931), diputado a Cortes (1931), subsecretario y ministro de Justicia de la República (1937-8) , exiliado en Francia, Suiza y de nuevo Francia, donde falleció (Biarritz)-, consultó a Juan Belmonte, el cual señaló a su ahijado, ya para entonces persona muy señalada en el planeta taurino. Miguel Criado, que nunca concedió una entrevista -mutismo notable, cuando aquí durante una semana casi todo el mundo se siente facultado para hablar- , se fue de este mundo con sus muchos secretos, no sólo taurinos, pero sabemos que viajó a Pamplona en 1942 con Manolete -le unía gran amistad con el torero cordobés- y, aunque viniera traído por San Martín ya en 1957, la primera vez que aparece en las cuentas de la Casa es en la Feria de 1959, con una partida de 11.762,50 pesetas. Nadie puede negar el papel esencial que en el desarrollo de la Feria del Toro jugó “Potra”, cuyo conocimiento de las camadas y consumada habilidad para ver el toro en el campo ponderan todos los estamentos y profesionales taurinos. Si se repasan las palabras de don Sebastián, acaso se entenderá el giro ganadero de la Feria desde 1959, con neto predominio andaluz sobre el campo charro y otras dehesas, lo que, de entrada, comportó que el transporte de los toros subiera un 49,88% respecto a 1958. “Potra” se atuvo en sus gestiones a lo que se le habían encargado y, sin renunciar a sus criterios, siempre atendió las indicaciones que le hizo la Comisión Taurina. Entre otras muchas visitas, tuve la suerte de acompañarle en una de Despeñaperros arriba, al cam po de Salamanca en febrero hace doce años.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Una respuesta a “El veedor que celó sus secretos y nunca concedió una entrevista”

  1. […] año 1957. Desde 1959, año del nacimiento de la Feria del Toro, hasta 2003, año de su muerte, el toro de Pamplona fue cosa suya. A su muerte, quien coge el relevo en esas tareas es su […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *