Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Flash-back

Vicente Zabala Portoles

ABC, 10 julio 1990

Pamplona, en diversos lugares, vive no sólo la fiesta sanferminera, sino que está comenzando a entrar de lleno en un esperanzador taurinismo, en interesarse, cada día más, por los pormenores de las corridas de toros.

Museo Taurino "La estafeta"

Foto del Museo Taurino "La estafeta"

El doctor Marcelino Jiménez ha sido un pionero indiscutible, con su admirable y cada vez mas valioso Museo Taurino, punto de reunión de los aficionados. Las mañanas de corrida en el museo de Marcelino son relajantes: aficionados de Pamplona, Madrid, Sevilla, ganaderos andaluces, salmantinos y navarros comparten la hora del aperitivo, disfrutando de la hospitalidad de este hombre, que no vive de la fiesta sino para la fiesta (que no es lo mismo), gastando su tiempo y su dinero en hacer afición, porque no todo se aprende en el tendido. Los jóvenes, por ejemplo, deben empezar por ser «orejeros», como decía el maestro Cañábate, porque es un arte saber pegar la oreja, escuchar a quien merece ser escuchado.

Después de la corrida, en el clásico y a la vez moderno Maisonnave, su director, Javier Alemán, maestro en la hostelería y en las relaciones públicas, ha montado una exposición taurina. El escultor José Luis Penado, ¡vaya artista!, y los pintores López Canito, Luis Badosa, Urmeneta, Edith Hultzsch y el director de la Casa de Misericordia, Ignacio Cía, que también le da a la paleta y a los pinceles con mucha maña, rivalizan en reflejar el color de la fiesta, el empaque del toro, la belleza de la suerte de varas (hoy más soñada que real, ¿verdad, Ignacio?) y por la noche las tertulias, a las que siento no poder asistir por culpa de las tareas informativas; pero donde me aseguran que se habla con ponderación, se cambian impresiones y se contrastan pareceres, sin pontificar ni intoxicar, con buen estilo y mejor educación, con respeto a los criterios de cada cual, expresados, según me informan los asiduos, con mesura y excelente documentación.

Camerún…

Una peña de mozos, con el rostro embadurnado de negro, vistiendo el uniforme futbolístico de la selección nacional de Camerún y portando la bandera de este país (una más, qué más da ya) se presenta en los tendidos de sol. Los muchachos son recibidos con una cerrada ovación. Todavía no habían hecho el paseíllo las cuadrillas. Saltan al ruedo y se van acompañados de los aplausos del público. El buen humor reina entre la juventud pamplónica, que disfruta de sus fiestas como en sus mejores tiempos. Hace más de quince años que no veíamos una Pamplona igual. […]

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *