Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Cincuenta ferias al paso

Folleto “San Fermín”, Onda Cero 2008
Niños toreando, (foto de Eloy Alonso para Reuters)

Niños toreando, (foto de Eloy Alonso para Reuters)

En la Plaza del Castillo hay un niño toreando. Lo hace sobre la hierba, ensimismado. Cita con su muleta imaginaria a un toro fantasioso. Compone el muletazo, mece la cadera y lleva su embestida hasta donde las espalda pierde su nombre. Se gusta y regodea, lo vuelve a citar. Se descara ante su cara y le hace un desplante. Sale airoso del embroque con su inexistente muleta plegada sobre el brazo derecho.

Es moreno, tiene carilla de torero y un flequillo endiablado. Viste pantalón corto, con camisa y tirantes de niño pera. Mira al público imaginario, recoge una silenciosa ovación y hace mutis por el foro.

Los clientes de las terrazas no reparan en la escena. Tampoco los que van de paso.

Díaz-Cañabate dio por muerto el toreo hace cuarenta años: “los niños no juegan al toro”, “en las plazas sólo salen perritoros”.

La Feria de San Fermín, desde 1959, no es la misma. En el invierno del 58 los taurinos se pasaron. Los apoderados pidieron para los toreros el oro y el moro. Y Sebastián San Martín, factotum de la Meca, mirando la cartera, puso en el escaparate al toro. Había nacido la Feria del Toro. Única en su especie. ¡Y en menudos años!

El toro, y su protagonismo, fue aumentando. Tuvo su época dorada en los sesenta, la de plata en los noventa, y en los setenta el periodo más pardo. Y aquí estamos, que cincuenta ferias no son nada.

Los Cañabates siguen tocando a muerto. Los niños jugando a fútbol, y por estas fechas, al toro. Y gracias a gente como San Martín, el niño de la plaza del Castillo sigue toreando.

Entre otras cosas porque Don Sebastián… era su bisabuelo. Nada es casualidad.

Atentos, ¡sale el toro!

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *