Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Cualquier tiempo pasado…

A paso de banderillas
Espontáneo detenido por la policía (foto: archivo Museo Taurino "La estafeta")

Espontáneo detenido por la policía (foto: archivo Museo Taurino "La estafeta")

Este año, en la última corrida de la Feria de Abril, un espontáneo saltó al ruedo y le pegó varios muletazos a un Miura. El bicho había sido devuelto a los corrales, y en la acción no salió perjudicado ningún actuante. El aficionado, de rasgos andinos, fue acompañado por Juan José Padilla hasta un burladero. Le esperaba un retén uniformado de policía nacional.

Antaño, cuentan, el fenómeno de los espontáneos se daba más. Y también sucedía en Pamplona. No hay más que escuchar el relato de Agustín Díaz Yanes, sobre la bronca que le organizaron a su padre, Michelín, tras el salto de un espontáneo.

La foto que hoy traemos a colación tiene algo de retrato generacional. Aparenta ser de comienzos de los setenta. No se libran del análisis ni el espontáneo, ni la autoridad, ni el público de  barrera.

No se sabe quién da más miedo. Si el paria del toreo con su gorra y patillas, los siniestros policías, o el público de barrera donde los hay  despistados, indiferentes o amenzantes. Afortunadamente el tiempo no se detuvo ahí. Ni los sanfermines, que siguen siendo una fiesta colorida y nada tenebrista.

Consta que los protagonistas de la imagen han evolucionado en su vestimenta y en su aspecto con el tiempo. La policía no es, desde luego, la de los setenta. El público, tampoco. ¿Y los espontáneos? aunque  casi desaparecidos, seguirán siendo los perdedores de cualquier escena.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *