Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

La primavera de los Miuras


Vista de Zahariche

Vista de Zahariche (foto: M. Pascal)

A vista de pájaro el valle el Guadalquivir es un enorme mosaico de colores. Las lluvias del mes de febrero han teñido de verde grandes hectáreas de regadío y secano. Los viajeros, llegados desde una inundada Navarra, se ven casi cegados por tanta luz. Cerca de Lora del Río un caserón blanco corona una meseta rodeada de campo y ganado bravo. Es Zahariche, la finca que acoge desde 1941 a los toros de Miura.

Los gruesos muros del cortijo resguardan un amplio patio, con caballerizas y ruido de cascos. Varios jinetes están a punto de salir. Van abrigados y protegidos, hoy sopla viento solano. Antonio y Eduardo Miura, los ganaderos, hacen un alto para saludar a la visita. Tienen el rostro curtido y van vestidos de faena: Eduardo, con las polainas de montar, marcha con los jinetes. Antonio guiará en un todoterreno a los visitantes.

Al  atravesar la cancela del primer cercado los visitantes presencian a pocos metros una escena inaudita. Más de veinte toros recorren escoltados por los caballistas el enorme cerrado. Se mueven con un rápido tranco, en fila india. Van cuatreños y utreros juntos. Cada uno tiene un pelaje distinto: cárdenos, negros, castaños y alguno salinero. Su fugaz paso por la pradera deja una paleta de colores sobre la hierba y las flores. El trote de toros y caballos hace llegar un sonido lejanamente familiar: el de un gran encierrillo lejos del Puente de Curtidores.

Los jinetes quieren apartar alguno de lo bureles, pero algo no ha salido bien. Antonio lo nota antes que nadie, y lo avisa desde el coche: uno de los toros ha quedado retrasado. De golpe aparecen en escena las complicaciones del ganado bravo. El enorme bicho cárdeno se arranca de lejos hacia el caballo de Eduardo Miura, que con destreza reconduce el arreón hacia el rincón de la finca por donde el toro no quería pasar. El inesperado movimiento no le ha hecho soltar el bolígrafo y la libreta donde toma notas. Una parada de doce cabestros completa  el cortejo. La escena, espectacular para un profano, es una más del día a día en este rincón de Lora del Río.

Manejo en el campo

Manejo del ganado en el campo (foto: M. Pascal)

Antonio Miura ha introducido el coche en otro cerrado. No han perdido nunca la cara al toro díscolo. El ganadero enseña a los visitantes el resto de la camada. El cerrado es ondulado y algo escarpado. El coche avanza con cierta dificultad. Y aunque alguno de los toros parezca querer posar ante la cámara, el resto rehuye la visita de los intrusos. Pocas veces rugen los motores en una finca donde casi todo se hace a caballo.

En esta época, cuando se acerca el calor, empieza el mariconeo. Una expresión campera políticamente incorrecta, comprensible en este contexto. El toro bravo pese a vivir a cuerpo de rey, no cata hembra en vida. Esa circunstancia no le impide desatar sus instintos. Alguno se arrima mas de la cuenta a sus hermanos. Y de la mano de los brincos vienen muchas peleas.

Dispersos por el cerrado hay una veintena de toros de distinta condición y planta. Sus plazas de destino son un misterio en cuyo secreto sólo están los profesionales.

El juntapalabras pregunta por cómo saber si un toro es adecuado para Pamplona. El razonamiento del ganadero es llamativo. No menciona ni el peso ni el trapío. Coloca las palmas de las manos en posición cóncava o convexa para distinguir distintas encornaduras. Y cita un toro burraco, ya visto, como ideal para Pamplona. En la explicación está el guiño.

Minutos después el coche se encuentra de vuelta. Miura enseña a los pamploneses la plaza de tientas, a cien de metros del cortijo. Es cuadrada, única en su especie. Y junto a ella la manga de embarque, estrenada para los sanfermines de 1965. Antonio no abre una puerta sin asegurar la ausencia de riesgo tras ella. Son las medidas de seguridad de quien ha crecido rodeado de toros.

"mariconeo" de los toros

"mariconeo" de los toros (foto: M. Pascal)

Los embarques de las corridas son un acontecimiento en Zahariche. Ocho garrochistas y todas la parada de cabestros, amparan a galope los toros de tres en tres hasta el pasillo que los conduce al camión. Todo un espectáculo. El día que se embarca la corrida de Sevilla los vecinos de Lora del Río y La Campana se acercan a ver los toros de la Maestranza.

Con la de Pamplona quien se desplaza hasta aquí es Canal Sur, a grabar el evento. Todos los andaluces se convierten así en partícipes del encierro de Miura para Pamplona.

De vuelta al caserío, la mención de Pamplona suena en boca de estos ganaderos con rotundidad. Hasta cinco imágenes de San Fermín hay colocadas en los salones de la casa. Varios premios “Feria del Toro” cuelgan de las paredes que alojan dos siglos de recuerdos.

La escultura de Faustino Aizkorbe con que fue premiado como “Carriquiri” en 2003 el toro Lagartijo, ocupa un lugar prominente en su despacho. El toro pamplonés que mejor recuerdo trae a estos ganaderos desde que en 1996 se convirtieran en la quinta generación de ganaderos titulares.

Y si un matador sale a colación al recordar tardes en Pamplona no es otro que Antonio José Galán. Al loco Galán atribuye Antonio una influencia en los tendidos pamploneses que ningún coletudo haya vuelto a conseguir.

La corrida del año pasado, que se llevó ex-aequo el premio feria del toro les merece una sentencia sólo comprensible en una ganadería con más de doscientos años: dos matadores salieron por la puerta grande, y uno por la enfermería. Nadie fracasó. Un triunfo para el ganadero.

Toros cárdenos entre la hierba

Toros cárdenos entre la hierba (foto: M. Pascal)

Con educación exquisita los hermanos Miura despiden en la puerta a los visitantes.

Y ahí quedan los toros, tranquilos, a la vista desde la carretera. Llegará el verano, como todos los años, y con ellos su viaje a Pamplona donde serán dioses por unas horas.

Mariano Pascal

(N. de R.) Una versión de este artículo fue publicada en Diario de Navarra el domingo 8 marzo de 2009: ver aquí

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , ,

2 respuestas a “La primavera de los Miuras”

  1. david dice:

    ES muy importante porque podemos saber comoson los toros Miura son unos pu…………………………………………………………………………………………..

  2. Ander dice:

    HOLA me llamo ANDER Y me ha encantado vuestros videos y tambien me han encantado vuestros super toros.Antonio os mando este correo porque me encamtan vuestra ganaderia Miuras y soy
    de Euskadi seguramemte conocereis Bilbao y yo vivo en Durango y mi animal favorito es el
    toro. Soy un niño.Hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *