Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Accidentes domésticos

Antonio Ordóñez en el patio de casa

Antonio Ordóñez jugando en el patio de su casa (Fondo Museo Taurino de la Estafeta)

Cuando los médicos redactaron el parte de Miguel no pudieron ser más concisos: trasumatismo craneal producido al jugar con un toro con ruedas. Pasa a observación.

El juego, o el desliz, costó una noche de hospital.
Seguro que a su casa no irán a protestar ni los del Peta, ni los zetas, porque el chaval con cinco años pasase unas horas con el suero puesto. ¡Por arrimarse a un toro!, qué más da que el bicho tuviese ruedas.
Un padre habrá guardado orgulloso el parte. Y una madre se habrá llevado el primer disgusto por culpa de las astas. El asunto no saldrá en los periódicos, y el parte médico será uno más entre los miles acumulados en urgencias. Dentro de unos años se lo recordarán en las comidas familiares.

Misterios de la afición, otro torero precoz es el de la foto. Se dice que es Antonio Ordóñez. Y no sería de extrañar. Hay que nacer torero para coger así de bien una muleta.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Una respuesta a “Accidentes domésticos”

  1. LuisMa dice:

    Pues yo conozco a un chaval rubio, mas o menos de la misma edad, que la coge mejor todavía….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *