Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

La leyenda del indomable

Antonio Ferrera (foto: Javier Sesma para Diario de Navarra)

En la vida hay personajes indómitos y duros de roer. Hay gentes que no se casan con nadie, que no bajan la cabeza o que no se callan ni bajo el agua. Gentes que marcan la pauta por fas o por nefas, que se rebelan y a las que les cuesta cara su gallardía. Tienen algo de antisistema y casi siempre van por libre.

El cine los adora: protagonizan películas, son los galanes de la cámara y cautivan a los espectadores en la butaca. Les pone cara Paul Newman, Robert Reford o Luis Tosar si pensamos en el cine español. Pero siempre sucede en el cine y dentro de la pantalla, donde los golpes son de mentira y los finales muchas veces son felices.

Hubo un personaje indómito en el toreo. Era de Algeciras y se llamaba Miguelín. En el cine protagonizó alguna película infumable, pero en el ruedo marcó episodios por su rebeldía contra el mando de “El Cordobés” que todo aficionado recuerda. En Pamplona llegó a anunciarse tres tardes por feria y nadie habla mal de él. Otra cosa es lo que reflejan sobre su toreo los videos que se cuelgan en Youtube. De sus muletazos podría decirse de todo menos florituras.

A uno le da que Antonio Ferrera pertenece a esa casta de gente que se lleva muchos palos por no callar. A esa gente a los que pocos entienden y que no acepta que nadie les ponga la mano en la chepa. Ni para toser. Es de los pocos que ha criticado en público a los poderosos. Tan autónomo es Ferrera que llegó a apoderarse a sí mismo una temporada. Y por lo que se ve en el ruedo torea como es.

Ayer vimos a Ferrera con un toro de bandera. Lo pudo hacer mejor o peor, para gustos los colores, pero todos pudimos ver las condiciones del burel en la muleta. Suele recordar Ferrera que nunca se le ha ”ido” un toro bueno. O que nunca ha salido de Pamplona con la cabeza baja, porque incluso en ocasiones lo ha hecho con los muslos abiertos. Él torea para el público que lo jalea jugándose los alamares.

Una pancarta desplegada con alevosía en tres balconcillos de la andanada rezaba ayer “ningún torero sin una cornada”. Aunque la labor de Antonio no fuera un dechado de virtudes, Ferrera mostró en el ruedo bastante más vergüenza y pundonor que quienes la colgaron. Y desde luego, bastante más atributos que la Autoridad Foral que no fue capaz de retirarla.

En el toreo y fuera de él, los rebeldes que dan la cara se llevan los palos. Los que esconden la mano no. Las plazas están plagadas de policía cuyas funciones a veces resultan kafkianas, imponiendo multas a trote y moche. Si no son capaces de retirar una pancarta tan ofensiva  para con los matadores ¿a quién defiende la autoridad?

Be Sociable, Share!

2 respuestas a “La leyenda del indomable”

  1. [Feriadeltoro.net] La leyenda del indomable http://bit.ly/dm7LD4

  2. Luccia dice:

    RT @Sanfermania

    [Feriadeltoro.net] La leyenda del indomable http://bit.ly/dm7LD4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *