Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Ningún torero sin cornadas y ningún fanático sin cuernos

Carlos Polite

Publicado en Diario de Noticias el 10 julio 2010

El titular responde a una estúpida pancarta que hacía alusión humillando a los toreros, en relación con la supuesta candidatura de nuestra ciudad como capital cultural del 2016. Si alguien se da por aludido por el titular diré aquello de: el que se pica ajos come.

En la tarde de ayer se lidió un toro castaño que atendía por tramposo y que ha merecido por parte de este plumilla una puntuación de matrícula cum laude. Debió ser premiado con la honra póstuma de la vuelta al ruedo e incluso con el indulto. Era un toro de vacas.

Hace unos días mi amigo del alma, Patxi Arrizabalaga, preparó unas charlas presanfermineras, entre las que se incluyó una tarde maravillosa departiendo con los tres asesores que se ubican a la izquierda de la presidencia de turno. Uno de los momentos más interesantes fue cuando se comentó el tema siempre sugerente del honor para un burel de la vuelta al ruedo. El reglamento taurino al uso comenta que el público debe convencer a la presidencia a base de insistir sobre el tema en cuestión. Tengo muy claro que ningún cuatreño merecería jamás tal honor si dependiera exclusivamente de la opinión del respetable. Opino que una presidencia perfectamente amueblada se basta y se sobra para mostrar el moquero azul o el naranja del indulto si fuera necesario. Está claro que quien preside nuestros festejos, sin distinción de sexo, es un perfecto ignorante de lo que acontece en el ruedo. Espero que haya alguna excepción que no confirme este comentario. El edil de la chistera de la tarde de ayer dio buena fe de todo lo expuesto. Porque si existe un solo aficionado en Pamplona que opine que el maravilloso Tramposo no mereció ser paseado en olor de multitudes, que me lo diga a la cara.

Señoras y señores: la Feria del Toro recuperó su tono en la tarde de ayer. Doy fe de que incluidas la Feria de Abril sevillana y la Isidrada de la Villa y Corte, no se ha disfrutado de un sexteto con el trapío y las pautas de comportamiento como la de los pupilos de Fuente Ymbro.

Los cuatreños lidiados han supuesto para el ganadero un salto de calidad necesario, ya que los bureles le habían causado al señor Gallardo varios disgustillos en los últimos tiempos. ¡Qué mejor entorno que los Sanfermines para reafirmarse como uno de los grandes criadores de los últimos 15 años! Conozco a ciertos críticos palatinos que en los últimos tiempos han puesto a parir al ganadero. Espero que revienten por malévolos y malajes. De los matatoros debo opinar que cada uno en su estilo, estuvieron muy por debajo de la calidad de sus oponentes. Con esto quiere decir que los bravos bureles vencieron por goleada. El bellotero, con todo el cariño, Antonio Ferrera tuvo en sus manos para tallar a su antojo la joya de la corona. El castaño Tramposo, que espero ocupe un sitial de honor en el Olimpo de los toros bravos, demostró de manera fehaciente la sentencia de Juan Belmonte: Muchacho, que Dios te libre de un toro bravo. Está todo dicho. Otro tanto le ocurrió al muchacho paisano de Curro Romero, que fue fagocitado por Ofuscado. Rubén Pinar, a lo suyo, a camelar al personal.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *