Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

César Moreno

Emilio García San Miguel

Ganadero grande y empresario chico en la Plaza de Pamplona

Extracto del artículo publicado en la Revista del Club Taurino de Pamplona, año 2002

La afición taurina en César Moreno comenzó siendo niño, cuando veía en el hotel “La Perla” (de sus padres) a los toreros que venían a San Fermín. Pasaron los años César Moreno en su juventud trabajó en el negocio familiar, tuvo espués una granja avícola, y fue director de la “Electra Valdizarbe” hasta su jubilación. Todo esto en el plano profesional, lo que no impidió que su afición taurina tomara cuerpo y en 1944 decidió hacerse criador de ganado bravo.

Y hay que señalar que desde siempre compartió juntas la afición al toro y al caballo. Destacó como avezado jinete y en su juventud ganó concursos, e incluso rejoneó con éxito en algunos festivales.

GANADERO GRANDE

Con Miguel Márquez, tras un sonoro triunfo de este en Pamplona

Comenzó como ganadero en suelo de Artajona, en el mes de agosto del 44, con reses adquiridas a Escobar y al Duque de Pino-hermoso. Pasado un tiempo cambió los pastos artajoneses por los tudelanos, y se instaló en la finca “Campo Nuevo” a tres kilómetros de la capital ribera. Y ya en la primavera de 1953 trajo la ganadería a la finca “Monteverde”, en término de Ostiz, a 15 kilómetros de Pamplona.

El traslado de la vacada se hizo a la antigua usanza; con el sabor de lo tradicional como le gustaba al ganadero; andando con paso sosegado por cañadas y vericuetos, con fondo de cencerros y zumbas de los cabestros que conducían la manada. Encabezando la marcha, a caballo, el mayoral José María García Moncayola. Mayoral que no portaba sombrero cordobés como sus homónimos andaluces o salmantinos. Él era navarro de Arguedas y llevaba una boina y con ella siempre en la mano daba la vuelta al ruedo, cuando el público lo pedía, tras el éxito alcanzado por los toros de César Moreno, que eran los suyos.

Pero los triunfos a que nos referimos llegarían más tarde. El principio fue con las reses aludidas procedentes del segundo grupo ganadero, con las que entonces únicamente se podían correr vacas en encierros y capeas y lidiar novillos en festejos menores. César Moreno aspiraba a más. Le atraía la idea de lidiar corridas de toros, y para esto era necesario pertenecer a la “Unión de Criadores de Toros de Lidia”, que es como se denomina al primer grupo de los criadores de bravo.

En 1959 dio el paso necesario para llegar a la meta que se había propuesto. Adquirió la ganadería de Fernández Zumel, antes Villa-godio, que se puso en venta con todos los requisitos legales. Se sabía que no estaba en buen momento, lo que no tuvo demasiada importancia para César Moreno. La compró, y de esta forma accedió al primer grupo ganadero con hierro, divisa y antigüedad. A renglón seguido lidió todo lo lidiable de la adquisición, eliminó el resto y formó su nueva ganadería con vacas y sementales procedentes de Juan Pedro Domecq. Después puso en práctica los conocimientos adquiridos en su primera etapa ganadera. Supo valorar el comportamiento de las reses en los tentaderos, acertó al seleccionar y no se hicieron esperar los triunfos y galardones.

En Pamplona lidió once corridas en San Fermín (del 66 al 80), compitiendo con las ganaderías de mayor prestigio y consiguió cuatro premios grandes. Los toros de César Moreno tenían bravura, nobleza y daban mucho juego. Por eso los solicitaban las figuras. En el año 1994 César Moreno pasó la ganadería a su sobrino Javier Moreno Arocena, que la llevó a Jaén y pasta actualmente en término de Guarromán.

EMPRESARIO CHICO

César Moreno

Otra faceta taurina que desempeñó con gran solvencia César Moreno fue la de empresario taurino. En distintos periodos regentó plazas de toros dentro y fuera de la provincia. Tuvo en arriendo los cosos vecinos de Ejea, Arnedo y Calahorra, y en suelo navarro, durante muchos años, fue empresario de Estella, Tafalla y Olite, y también en Tudela organizó dos ferias. Pero la más importante fue la plaza de Pamplona que arrendó en 1960, la mantuvo a lo largo de unas 15 temporadas muy intensas, y esporádicamente aún volvió a dar algunas funciones años después.

Como sabemos, la Casa de Misericordia, propietaria de la plaza de Pamplona, de toda la vida ha organizado la feria de San Fermín; pero no ha tenido inconveniente en alquilar el inmueble para cualquier día del resto del año. Y ocurría, tiempo atrás, que de vez en cuando surgía un taurino decidido que montaba algún festejo. Las funciones no eran muchas, más bien pocas, hasta que César Moreno se atrevió a arrendar la plaza para todo el año, excepto la semana de San Fermín como hemos apuntado.

Esto dio pie al apelativo de “empresario chico” con el que se denominaba a César Moreno, que llegó a dar numerosas funciones. En la década de los sesenta los domingos que no jugaba Osasuna en casa, el “empresario chico” anunciaba toros. Organizaba corridas, novilladas picadas y sin caballos, y hubo un tiempo en que los aficionados podían adquirir un abono de temporada con derecho a un mínimo de siete u ocho funciones.

No cabe duda que el “empresario chico” fue un empresario grande, el más grande y prolífico de todos los arrendatarios que ha conocido la plaza a lo largo de sus 80 años de existencia. César Moreno supo darle un impulso como no se conocía y los aficionados pudimos disfrutar de los mejores años de la monumental pamplonesa hasta que apareció el “600”. Nos referimos al popular coche de la Seat, al que achacaba César Moreno el descenso de clientes en las gradas del coso. Tenía razón el empresario chico. El pequeño vehículo, los domingos, sobre todo con buen tiempo, dejaba la ciudad medio vacía. Muchos pamploneses, por primera vez, podían viajar a su antojo en el modesto utilitario que invadió España.

Cuando César Moreno concluyó su dedicación taurina, siguió interesado por el toro y el caballo. Principalmente disfrutaba con los triunfos de Pablo Hermoso, y acudía a presenciar los concursos hípicos en los que participaba su hijo Fernando y sus nietos César y Pablo, magníficos jinetes los tres.

Be Sociable, Share!
Etiquetas:

Una respuesta a “César Moreno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *