Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

El torismo Domecq

Las verdades del Barquero

Barquerito

Publicado en Aplausos el 4 julio 2011

Toro de Torrestrella (foto: Juan Luis López)

Se pueden dividir las cincuenta y dos ediciones de la Feria del Toro en diez ciclos de cinco años. Con cinco años cabe medir el son de una ganadería. De una ganadería hecha y contrastada, naturalmente, porque en Pamplona no se admiten experimentos.

El último, el debut de Antonio Bañuelos en 2007, salió mal. Miura, Cebada Gago, Dolores Aguirre y Fuente Ymbro han sido fijos en las últimas cinco ferias y vuelven a estar en la que ahora empieza. Se trata, bien mirado, de cuatro encastes distintos, pese a que Cebada y Fuente Ymbro compartan una raíz no remota.

Por regularidad, y por palmarés también, Fuente Ymbro se ha cobrado una ventaja: de prestigio, porque lo da Pamplona, y de garantía. Con sus variantes de temperamento, tan propias de la casta, y con las desigualdades inevitables, Fuente Ymbro aparece como la primera de ese escalafón. Ha habido en todo ese tiempo importantes corridas de Dolores Aguirre, Miura y Cebada Gago, pero en el balance de premios de todo rango destacan los números de Fuente Ymbro: corridas enteras, toros extraordinarios. Ese es privilegio de las ganaderías largas, dicen los clásicos, pero también por largas pagaron y pagan peaje algunas vacadas. Los ciclos de cinco años resultan reveladores.

El nombre de Fuente Ymbro no se encuadra en lo que se entiende por mitad dura de la Feria del Toro. Más parte que mitad: los tres hierros de esa parte son los de Miura, Dolores y Cebada, que apuntalan por la base el sentido torista de San Fermín prescrito por la idea fundacional de la Feria. El llamado “espíritu de 1959”, el año en que los sanfermines volvieron a plantearse a la vieja usanza: comprar y escoger primero los toros, contratar los toreros después.

El torismo no es incompatible con el signo o la ley de los tiempos. Se engaña quien piense que el torismo es en Pamplona un fósil sin más. Los detractores de la, digamos, fórmula del 59 han pretendido dinamitar la idea con la teoría del toro fósil, que carece de rigor, y, de paso, con el argumento de que la carrera del encierro perturba el carácter del toro y pervierte muchos aspectos de la lidia. En Pamplona, sin embargo, el encaste dominante durante los últimos cuatro ciclos quinquenales ha sido el encaste Tamarón-Domecq.

Es significativo un detalle: aquel año 59 –seis corridas, de notable buen juego cinco de ellas, y una novillada durísima de Isaías y Tulio Vázquez en el abono- lidió por primera vez en Pamplona don Álvaro Domecq con el hierro de Torrestrella. Un escritor tan irreductiblemente torista a la antigua como Antonio Díaz-Cañabate escribió en su crónica de Abc: “El segundo se salió suelto de varas, no recargó, se dolía enseguida y, sin embargo, ¡cómo embistió a la muleta, con qué aire inconfundible de toro bravo!”.

De manera que no cuesta concluir que ése de Cañabate, que suscribió y patrocinó con entusiasmo el “espíritu del 59”, es el primer testimonio que de primera mano descubre y describe el toro moderno de la línea Tamarón-Domecq. Un toro moderno pero ya clásico.

Volvamos al ciclo 2006-2010: si a las cinco de Fuente Ymbro se suman cuatro corridas de Jandilla, dos de Núñez del Cuvillo, otras dos de El Ventorrillo y del Marqués de Domecq, la de Victoriano del Río, la de Osborne, la de Bañuelos y la de El Pilar, y, abriendo la manga, las cinco de Cebada Gago también, se llega a proporciones estratosféricas: más del 60 por ciento de los toros de Pamplona son de estirpe Domecq.

El toro de Pamplona, también. Como el de Bilbao, como el de Sevilla y como el de Madrid. Aunque sea más grande que cualquiera de ellos, y más armado y fiero.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , , , , ,

2 respuestas a “El torismo Domecq”

  1. [Feriadeltoro.net] El torismo Domecq http://t.co/tE4xerOs

  2. [Feriadeltoro.net] El torismo Domecq http://t.co/tE4xerOs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *