Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Comienza la escalera, pero no estará Carlo

A paso de banderillas

El uno de enero no recibiremos su correo recordando que “ya falta menos”

Para muchos los mejores Sanfermines son siempre los del pasado. Cuando las resacas no pesaban, el matrimonio o la paternidad eran sólo una expectativa y toreaban Ordóñez, El Viti o Emilio Muñoz.

Carlo Crosta (Francisco Javier San Martín)

Carlo Crosta, en el tendido "1" (Francisco Javier San Martín)

Aquellos Sanfermines, pasados por el tamiz del tiempo y el borrado de todo lo negativo, sí que eran buenos, deben pensar algunos. No los de ahora, que parecen obligar a hordas de padres y abuelos a ponerse en camino de la costa, el pueblo o el mismísimo Salou.

Durante los últimos cuarenta años Carlo Crosta fue padre y abuelo, vio torear en Pamplona desde Ordóñez hasta “El Juli” pasando por Manzanares padre. Cambió el pelo moreno de Rivelino por su barba plateada y el vigor de los treinta año por los achaques de los setenta. Pero pocos le habrían escuchado decir que las fiestas o la Feria del Toro, “ya no son lo que eran“. O que al año siguiente se fuera a quedar en la costa de Liguria.

Carlo entendió antes que muchos lugareños uno de los secretos de la fiesta: son las personas y sus circunstancias las que cambian y lo hacen mucho mas rápido que la propia evolución de los Sanfermines.

De modo que Carlo no cambiaba de amigos, pero cada año aumentaba su círculo de amistades, con gente de toda edad y condición, convirtiendo su agenda de comidas y cenas en un gran caleidoscopio sanferminero. Gracias a ello, pudo disfrutar mas de cuarenta años de fiesta con el entusiasmo de los primeros.

Una de las últimas incorporaciones a su agenda, fue la comida del jurado de los Premios Ciudadela. El resto de componentes del jurado, treinta años más jóvenes que él, tardaron poco en resultar seducidos por Carlo. Sus relatos de sobremesa, con esa voz profunda y un castellano tan milanés, llegaban a la hilaridad con el recuerdo a cierta herida que se hizo en la cama la víspera de reaparecer Morante en Pamplona.

Se integró rapidamente en las redes sociales y en estas fechas en que comienza la escalera su ausencia empieza a pesar. Pero el vacío no será tantao como cuando llegue el seis de julio.

Carlo murió con las botas puestas un día de San Saturnino. La última corrida que había presenciado en Pamplona fue la del catorce de julio de 2011. Los muletazos de Juan Mora le habían provocado emoción y lágrimas. Días después descubrió que un crítico taurino amigo, Adelmo, llamaba en su crónica “idiotas” a quienes gustaban del toreo del plasentino, que había terminado la tarde siendo operado de dos coranadas. Carlo hizo un comentario a pie de crónica que bien sirve de epitafio, pues muestran la vitalidad con la que vivió la fiesta de los toros hasta el último día:

CARLO CROSTA-. Al cabo de 43 años presenciando a las corridas de los Sanfermines -antes al sol y luego a la sombra- eran por lo menos 20 años que no veía torear como toreó Juan Gutiérrez Mora en la ultima de la Feria del Toro 2011. La opinión es como el miedo: es libre. Pero ¿no tendríamos que guardar un poco más de respeto para los que se visten de luces? Juan Mora para mi toreó al natural -el dia 14 de julio 2011, antes de la cogida- como los ángeles. Es decir toreo verdadero, autentico, genuino. Con los pases acabado en la cadera ¡COMO DEBE DE SER! (o en el culo, como dice un redactor) Y como yo me considero entre los idiotas que creen que es un gran torero: ¡allá sus detractores!

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , ,

4 respuestas a “Comienza la escalera, pero no estará Carlo”

  1. Un pequeño recuerdo a Carlo Crosta, antes de que comience "la escalera" http://t.co/YpAGfmtP

  2. [http://t.co/RUwFNMsv] Comienza la escalera, pero no estará Carlo http://t.co/LCp1h946

  3. Gonzalo R.Z. dice:

    Un pequeño recuerdo a Carlo Crosta, antes de que comience "la escalera" http://t.co/YpAGfmtP

  4. DmoranT dice:

    Bien picao Mariano. Bonito recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *