Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

Si no fuera por los de las cervezas…

Rafaelillo entrando a matar (Diario de Navarra)

La trastienda
Publicado en Diario de Navarra el 11 julio 2011

Este año, en el tendido 2, los vendedores de cervezas tiene a todos revolucionados. Son chicos y chicas jóvenes, de buen ver y atienden a todos con simpatía. Alegran la vista y están haciendo famosa la marca que publicitan. Son vendedores de los tiempos modernos.

Uno recuerda antaño, aquel vendedor de cerveza malcarado, de pelo canoso y aspecto de pocas bromas que gritaba a voz en grito los productos. Su físico estaba hecho a prueba de bombas, pues por las mañanas aguantaba todo el recorrido de la comparsa como zaldiko y por las tardes se echaba el cubo de latas al hombro y pateaba la plaza.

Aguantaba las bromas de las andanadas y los compradores no sabían si iban a recibir una cerveza o un vergazo.

El hierro de Miura tiene algo del vendedor de antaño. Duros o correosos, también con días blandos, pero nunca amables o guapos. Imaginamos que para ponerse delante de una corrida de miura hay que visitar antes al psicólogo. Uno imagina al matador poniéndose delante de unos toros, que con la misma mirada, pueden salir arteros, sosos, bravos o apagados. Miuras al fin y al cabo.

La tarde de ayer no pasará a la historia de la ganadería. El sopor se contagió del ruedo al tendido y del tendido al ruedo, hasta el punto constatarse en la plaza dos o tres minutos de silencio. Unos tendidos que, a mayor reconocimiento, entonaron el Vals de Astráin uniendo por momentos tirios y troyanos, fariseos y saduceos, mamelucos y nazarenos. Unos tendidos con ganas de fiesta y cuerpos que ya resisten menos garbeos.

Y mientras, ahí abajo, los matadores tragando con una tarde que poco les iba aportar a todos. En la sombre los vendedores de cerveza vendiendo el material, con el ganadero entre un público que no lo reconocía, pues al único que conocía la Plaza es a Juan José Padilla, al que se aclama desde el paseíllo con ése capote de San fermín regalo de Iñaki toldos.

En el tendido de sol más de lo mismo. Entre cubos de plástico, lecheras y bidones termo, querer vender algo hubiese sido complicado, así que el illa illa fue lo único que retendrán del festejo. La tarde de ayer fue un pinchazo taurino en pleno ecuador sanferminero. Ni por aquí ni por allí. Los revisteros la llamarían tarde anodina. Los picadores, varios de ellos multados, de ruina. Para los almohadilleros una más. Para el ganadero una menos. Para los toreros “ya la hemos matado”. Para el público de un día un chasco y para el resto…mañana ya veremos.

Be Sociable, Share!

5 respuestas a “Si no fuera por los de las cervezas…”

  1. LuisMa dice:

    Eres capaz de contarnos Historias hasta en tardes como la de ayer.
    Grande Mariano !!!!

  2. Por segundo año consecutivo ABC Personal gestiona el ambigú y graderío de la plaza de toros de Pamplona en San Fermin y es un honor.

    ABC se consolida en el área de explotación hostelera de grandes recintos taurinos.
    Gora San Fermin!!! Visca Sant Fermí!!!
    Viva San Fermin.

  3. Dmorant dice:

    Jodo con la niña de las cervezas del tendido 2!!!!!!!!!!!!! tela!

  4. maite dice:

    Los vendedores de cerveza de este año son modernos,simpáticos y hacen famosa la marca que publicitan.¿Qué pasa con los de “antaño”?. Parece increíble que para ensalzar el trabajo que hacen los de ahora tenga usted que echar por tierra el trabajo que con tanto cariño y esfuerzo hicieron los de antes. En concreto veo que hace alusión a una persona en concreto. Parece que la conocía bastante (me gustaría saber hasta qué punto). Hasta puede decir lo que hacía el resto del día en San Fermín. Francamente, no me parece ético que hable así de él.Que sepa que él disfrutaba tanto del zaldiko como de vender en la plaza y que mucha gente le conocía y le tenía cariño. Lo de “malcarado y aspecto de pocas bromas” podía ser al toparse con gente como usted o “sus antaños” que le tocasen las pelotas. Y lo de “canoso”, pues mira…. Si su físico estaba echo a prueba de bombas era porque la vida se lo pedía y tenía que sacar adelante a su familia fuera como fuera. Lo que para él en principio fue duro, con los años se convirtió en algo divertido y tuvo su recompensa.. Que sepa que llevo días oyendo de amigos y conocidos insistiendo el que leyera este artículo. Que merecía la pena por lo menos contestarle. Más de uno se ha sentido indignado y sobre todo sus hijos. Él ya falleció hace unos años y no le gustaría que se le recordase con el retrato que usted ha hecho de él.

  5. Maria Cristina dice:

    Suscribo todo lo que dice Maite en su comentario acerca del artículo. Creo que no se puede hacer un retrato tan negativo y antipático de una persona a la que no se ha conocido, de una forma tan gratuita, sin razón alguna.
    Debe darse cuenta de que usted habla de alguien que no está aquí para defenderse. Afortunadamente, quedamos muchas personas que le hemos querido y le queremos y que le hemos visto sufrir y gozar muchos sanfermines, tanto en la plaza de toros vendiendo cervezas como por las calles de Pamplona con el Zaldiko a cuestas. Dos ocupaciones en las que dejaba tanto su esfuerzo como su amor por esta fiesta. Sinceramente, creo que no tiene razón de ser el que le nombre en su artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *