Web no oficial de la feria taurina de Pamplona…

La marcha Radetzky

Publicado en Diario de Navarra el 14 julio 2012

Miguel Ángel Perera (Mauricio Berho para “Aplausos”)

  Sí, lo reconozco. Me sienta como un tiro que las charangas de las peñas atronen los tendidos durante el último tercio. No es lo mismo escuchar a la Pamplonesa arrancándose con un pasodoble, “Marcial” mismamente, que a una banda de elicones jaraneros atacar a destiempo el “ikusi mendizaleak”. Se dio ayer en el tercer toro, atacaba y toreaba Alejandro Talavante al Juampedro y en la plaza se vivía una fusión de músicas que parecía un sindiós.  Afortunadamente pudieron el tino del torero, el temple del Domecq y la batuta del Maestro Egea. La faena terminó, pese al bajonazo, en trasteo de oreja.

  Y es que en esta feria hemos visto caviar muchos días, faenas buenas y toros encastados. Por eso ayer, como “sólo” embistieron dos toros, los ánimos terminaron desparramados. Comenzaba la resaca del fin de una corrida de feria y Talavante con el inválido último, nos pillaba un poco entre la modorra y el despiste. Fue en ese momento cuando los de la Única y su pañuelo verde, que viven entre el seis y el siete, atacaron la “Marcha Radetzky”. Se producía una paradoja porque el ritmo, imposiblemente taurino, encajaba en la situación como un guante.

  Llamadme  “demagogo” como uno de los toros lidiados ayer por la tarde. No se puede decir una cosa en un párrafo y la distinta en el segundo, pero en esta feria de lujos y excesos hemos empezado con la resaca antes de terminar las navidades de julio. Ayer, primer día de remate, la cosa recordaba a un día de año nuevo. Todos catatónicos frente al tendido, con alguna comilona todavía pendiente.

Como ya no conectamos con Eurovisón ni con el “te deum” en el despeje, sería imposible ver saltos de trampolín desde la andanada. De manera que a la filarmónica del moquero verde, se salió con esa genialidad soñada por algunos mozos de peña en cenas invernales, de platos finos y cubatas grandes. Más de un ilustre bloguero, vio ayer cumplido un lejano deseo de escuchar a Strauss en una corrida de toros.

Uno no se imagina  a Strauss componiendo pasodobles, lo suyo eran las marchas para mariscales. Y eso que un matador, cuando es poderoso, puede con cualquiera por la vía civil o castrense. Miguel Ángel Perera había toreado primorosamente al segundo de la tarde. Se lo pasó por donde quiso y meció la muleta largamente. Pero no se puede matar de esa manera infame a los toros, si uno no quiere que los laureles se conviertan en simples borrajas.

Mañana comenzaremos a comer borraja, en esta cuesta de enero que es el quince de julio. Sólo le pedimos una alegría más a la feria.

Be Sociable, Share!

2 respuestas a “La marcha Radetzky”

  1. [http://t.co/RUwBgcjl] La marcha Radetzky http://t.co/vk3mGAWr

  2. [http://t.co/RUwBgcjl] La marcha Radetzky http://t.co/vk3mGAWr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *